“Libertad” es el nombre de su nueva gira artística

La orquesta Filarmónica Joven de Colombia evoluciona hacia la madurez

Más de 300 jóvenes han pasado por ella. Durante su participación en el Festival, sus integrantes tocarán bajo la batuta de Andrew Gourlay y compartirán escenario con el chelista Mario Brunello.

Juan David Muñoz

La Filarmónica Joven de Colombia (FJC) fue creada hace poco más de siete años y se ha posicionado gracias a la fuerte pisada que ha dado en el ámbito de la música clásica en América Latina. Con más de 116 conciertos a nivel nacional, 16 intervenciones internacionales —donde fue aclamado en los festivales de Rheingau y de Mecklemburgo-Pomerania, en Alemania— y representando a 13 departamentos, este colectivo le ha mostrado a todo el país la importancia de tener representantes de un género que la sociedad piensa que es elitista.

La apuesta a la que le está apuntando la FJC es a mostrarse ante la sociedad nacional que tiene pocas oportunidades de conocer el género, llegar a cada rincón del país para que las personas entiendan que lo que ellos tocan es algo especial que puede ser oído por todo el mundo, que la mezcla de sus instrumentos de forma matemática puede ser parte de sus vidas.

Según Carlos Buitrago, director artístico de la Filarmónica Joven de Colombia, “la música sinfónica es muy bien recibida por todo tipo de público y yo creo que si la música está bien hecha va a ser siempre muy atractiva para todo el mundo”. También comenta que llegar a diferentes partes del país les permite a los jóvenes conocer más maneras de desarrollarse para poder lograr un enfoque diferente que los deje evolucionar musicalmente.

Libertad es el nombre que le pusieron a su nueva gira y bajo esa denominación sus talentos emergentes buscan presentar la música como instrumento de esperanza y expresión, mostrar las grandes obras de los maestros que interpretará la Filarmónica: la revelación de Shostakovich contra el régimen Soviético, la Séptima de Beethoven, un Himno de victoria, y, sin olvidar la representación de su tierra, la Pequeña suite, de Adolfo Mejía, como una batalla contra el racismo.

Estos jóvenes artistas son los encargados de vivir un poco de esa libertad a la que acuden en este tour musical. Se han caracterizado en el pasar de los años por desviarse de la normatividad, generar un espectáculo en sus conciertos que aturde a los presentes. Durante su gira por Europa llevaron La consagración de la primavera de Stravinski, sin el ballet que la obra requería, “pero sí hubo una apuesta coreográfica muy importante que suma al nivel de dificultad de la obra y fue un éxito en esa gira europea”, dice Carlos Buitrago.

La FJC, un proyecto de la Fundación Bolívar Davivienda,ha tenido la oportunidad de tocar con varios artistas de talla internacional, como Daniel Müller-Schott, chelista alemán ganador del premio internacional de música clásica del 2017, y actualmente es dirigida por Andrew Gourlay, director principal de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León de España y galardonado como el mejor director en el Concurso Internacional de Dirección de la Orquesta de Cadaqués.

“Siempre que tenemos un director invitado tenemos mucha expectativa de cómo va a encontrar la orquesta preparada. El director invitado siempre llega a los últimos días de residencia, pero previamente han estado en preparación con el director asistente, con los profesores que vienen de la Mahler Chamber Orchestra”, comenta Buitrago.

La FJC, con su música, tiene como reto atraer a más personas para que se preparen y sean parte del equipo que anualmente se está renovando para mejorar constantemente. Los jóvenes de esta agrupación están obligados a crecer y a no oxidarse dentro de su propia industria ya que todos, aunque hayan hecho parte de la orquesta en años pasados, deben presentar una audición que será evaluada por Simón Gollo, Delphine Tissot, Stefan Faludi, Robin Kesselman, Salvador Martínez, Jorge Andrés Pinzón, Enrique Pérez, Eric Stomberg, José Vicente Castello, Mark Hughes, Mark Hampson, Fernando Meza, Kathy Kienzle y Eduardo Roja, grandes músicos de reconocimiento mundial.

En palabras de Carlos Buitrago: “El país también está dando la oportunidad de tener mejores chicos formados en las universidades, cosa que pone puntos más altos cada vez. Entonces me imagino pronto a la orquesta con mucho reconocimiento y con las ganas de que todos los jóvenes quieran aspirar a formar parte de la FJC más que tener reconocimiento internacional”.

Estos chicos tendrán este sábado un nuevo reto porque son parte de la nómina del Cartagena XII Festival Internacional de Música, evento en el que compartirán escenario con el chelista italiano Mario Brunello y estarán bajo la dirección del jamaiquino Andrew Gourlay. Sin duda será una nueva oportunidad para confirmar su nivel y, por supuesto, evolucionar hacia su madurez musical.

 

últimas noticias

Víctor Hugo Malagón: "Ser siempre uno mismo"