Arte y memoria

Larga vida a los museos

El Museo de Antioquia, el Museo de Arte Moderno de Medellín, la Casa Museo Pedro Nel Gómez y el Museo Casa de la Memoria se convierten en ejes culturales y escenarios que salvaguardan y restauran la historia del arte en Colombia.

Casa Museo Pedro Nel Gómez. / Fuente: https://patrimoniomedellin.gov.co/

Existe una marcada impresión de que los museos son el equivalente de las iglesias que los domingos se llenaban de feligreses. Si el arte se nos presentara casi como una religión, quienes asistimos a ellos no parecemos ser los defensores de esta vieja fe; por el contrario, padeciendo incluso el síndrome de Valéry, quien admitía sin dudar que no le gustaban los museos, parecemos unos desorientados parroquianos que casi siempre nos mostramos fariseos. En este sentido y como bien escribió James Gardner, es posible que esto parezca exagerar la naturaleza culta del arte; sin embargo, en caso de ser cierta esta semejanza, no sería una coincidencia que los públicos que se acercan a visitarlos lo hagan con mayor frecuencia los domingos; a fin de cuentas y recordando la analogía de André Malraux, como las catedrales del pasado, el museo es el edificio más impresionante que sigue moviendo en los visitantes esas sensaciones de lo “sagrado”.

La elocuente acusación de Paul Valéry en su escrito “El problema de los museos”, de 1923, señalaba una serie de contrariedades que en la actualidad no parecen ser muy sustanciales, dado que cada época y cada momento trae consigo nuevas disputas que los públicos deben afrontar. No obstante, el sentido de pérdida es sobrecogedor cuando aparece una catástrofe que amenaza con destruir la vida de un museo. Así, aquellos que son sensibles a la cultura sintieron una gran conmoción el 3 de septiembre del 2018, cuando los titulares anunciaban una lamentable pérdida para el patrimonio cultural de la humanidad porque un incendio devoró el Museo Nacional de Río de Janeiro dejándolo reducido a en escombros. Aunque pudiera parecer anacrónica, la analogía entre las iglesias y los museos tampoco es en vana, pues el pasado 15 de abril sentimos la misma conmoción cuando la catedral de Notre Dame fue presa de un incendio que dejó daños invaluables en una obra considerada como un ícono de Francia y Europa.

Puede leer: Javier Medina trae su arte, su ciencia y su mística a Colombia

En Medellín, nuestros museos se esmeran por recoger y recibir los apoyos necesarios para mantenerse sanos estructural y económicamente. Museos tan significativos como la Casa Museo Pedro Nel Gómez, fundada en 1975, resguarda cerca de 3.428 obras que el maestro Pedro Nel realizó durante las múltiples facetas de su trabajo profesional. Su director, Álvaro Morales Ríos, comenta que “en los últimos años, que hemos adelantado todo el proceso de reestructuración, tiene en su gobierno corporativo una mayor participación de entidades grandes de la ciudad. Sin embargo, la mayor parte del presupuesto proviene de actividades comerciales [...] Siempre sería ideal contar con más apoyo, tanto de las entidades públicas como de la empresa privada, solo que ese apoyo tampoco lo esperamos como un simple traslado de dinero, sino con la adquisición de bienes y servicios de los que podemos tener en oferta, apoyo a programas puntuales y acompañamiento en proyectos que van destinados a generar impacto en las comunidades y en la ciudad”.

Así mismo, el Museo Casa de la Memoria, creado en 2006, es para nuestra ciudad el espacio donde se reconstruyen los relatos de una historia adversa, con el fin de reconocer, trabajar y conciliar desde la sensibilidad con las víctimas del conflicto armado en el país, siendo esta una iniciativa del Programa de Atención de Víctimas de la Alcaldía de Medellín. El museo es el espacio físico y simbólico que actúa en la transformación cultural de la región y de Colombia.

Continuando con una dinámica de transformación, el Museo de Antioquia, nuestro museo insigne, ha trabajado desde sus programas pedagógicos y de mediación, así como con sus proyectos curatoriales, en promover la inclusión de las diferentes colectividades y sus contextos, realizando importantes trabajos relacionales en más de 132 municipios de Antioquia y de Colombia, mediante su área Museo y Territorio, que se basa en el trabajo con las comunidades. De la misma manera, el museo se ocupa de forma íntegra por responder a las dinámicas que se fundan en las colectividades aledañas, siendo un museo que ha hecho posible la correspondencia armónica entre reconocer la importancia de los progresos estéticos en las manifestaciones del arte, entablar una relación estrecha con los artistas, desarrollar programas que incentiven a la investigación y el conocimiento en sus visitantes, como en afianzar el diálogo entre el contexto de Medellín y de Antioquia con el desarrollo artístico a escala nacional e internacional por medio de eventos significativos como los MDE y algunas de sus exposiciones.

Por su parte, el Museo de Arte Moderno de Medellín, que celebró sus cuarenta años, se ha destacado especialmente por mantener un espíritu dinámico, un museo vivo, urbano y actual afín a las nuevas tecnologías y atento a las demandas de las nuevas generaciones. Su directora, María Mercedes González, comenta sobre la importancia de los museos lo siguiente: “Los museos de arte son espacios propicios para la contemplación, el aprendizaje por libre elección y el uso creativo del tiempo libre. Son espacios que permiten, en medio de las rutinas laborales y comerciales de la sociedad actual, hacer pausas y, antes que producir o consumir, contemplar e interpretar. Son espacios que nos pueden conectar con la humanidad y con nosotros mismos desde la contemplación, observación y escucha. Estas instituciones son muy importantes dentro de la sociedad y es necesario apoyarlas y defenderlas porque son, además de una memoria de la acción creativa de los seres humanos, espacios que protegen y fomentan la expresión artística actual, la cual es una forma muy particular de conocimiento que relaciona la sensibilidad, la emoción y la razón”.

Puede leer: Día de la Afrocolombianidad: 168 años de celebración y lucha por los derechos del pueblo afro

Entre los museos que enriquecen la agenda cultural de nuestra ciudad, también es importante que nombremos al Museo El Castillo, el cual fomenta las artes visuales junto con las tradiciones populares; el Cementerio Museo San Pedro; el Museo del Agua, que contiene una serie de salas interactivas donde confluyen el arte, la ciencia y la tecnología; el Museo de Ciudad y la Casa Museo Gardeliana, ambos dirigidos por la Fundación Casa Museo Pedro Nel Gómez; el Museo Etnográfico Miguel Ángel Builes, el cual cuenta con más de 2.000 piezas representativas de diversas culturas; el Museo Universitario de la Universidad de Antioquia, así como otro número importante de centros culturales.

“El museo es una escuela”, ha señalado Luis Camnitzer; esto significa que el museo no está allí para promover una escala de valores prefabricados a la mercantilización del arte, está para ofrecer un espacio donde se pueda efectuar la comunicación entre los artistas y el público; para enseñarnos a consolidar relaciones sin olvidar que todos somos seres humanos, y “en lugar de refinar el consumo de los visitantes, está para ayudarles a pensar por sí mismos”. Por lo tanto, si no tomamos una verdadera conciencia de su realidad y no aprendemos a valorar su importancia para la evolución de nuestras sociedades, estaremos lamentando una pérdida como la que padeció Río de Janeiro, en tanto que fue después de esa noticia cuando imagine qué pasaría si viera a mis museos en llamas y fue aterrador. Ni siquiera los artistas de vanguardia que deseaban quemarlos pudieron alejarse del deseo de hacer parte de sus salas. Los museos son los lugares que sin duda nos recuerdan que somos una humanidad que ha evolucionado. Por todo esto y en conmemoración de su día, es justo que todos declaremos ¡larga vida a los museos!

861842

2019-05-21T21:00:00-05:00

article

2019-05-21T21:00:01-05:00

[email protected]

none

Úrsula Ochoa

Cultura

Larga vida a los museos

23

8286

8309

 

últimas noticias

Teatro en Bogotá

Títeres para adultos: "Un extraño jinete"