Habla la presidenta de dos sindicatos

Los artistas quieren hablar con el Gobierno Nacional: “Sin ustedes no vamos a poder”

Varios sindicatos y artistas han expresado su preocupación por las medidas que tomó el Gobierno para auxiliar a la cultura. Dicen que se están dejando de lado las urgencias. Sandra Hernández le contó a El Espectador sobre su intención de hablar con el Ministerio de Cultura.

La Federación de Artistas Uno-A y del Sindicato de Músicos Ormúsica se componen, en su mayoría, de mariachis, quienes dependen de contratos diarios. AP

Sandra Milena Hernández, presidenta de la Federación de Artistas Uno-A y del Sindicato de Músicos Ormúsica -organizaciones que aglutinan a más de 38.000 artistas de todo el país-, dice que no quiere volver a recibir una llamada en la que le digan que, por falta de comida, alguien se quiera suicidar. Que no puede quedarse quieta ante la necesidad de “su gente” y que comenzó a moverse para, por lo menos, hacerle frente al hambre. También dice que está dispuesta a trabajar hasta el último día de la cuarentena, pero que necesita ayuda. Que las medidas expedidas por el Gobierno no se están enfocando en lo urgente y que no está buscando confrontaciones, sino soluciones. Hernández quiere hablar con la ministra de Cultura, Carmen Inés Vásquez, para explicarle por qué el Decreto 475 no los ayuda. “Necesitamos comida, techo y salud. Después podemos ocuparnos de lo demás”.

Le sugerimos: ¿Qué pasa con las artes y la cultura en tiempos de COVID-19?

Además de la Federación de Artistas Uno-A y Ormúsica, la Mesa Amplia por el Arte y la Cultura (MAAC), la Asociación Colombiana de Actores (ACA) y distintos integrantes del gremio se han manifestado después de la exposición del decreto: todos piden atención a las necesidades más básicas. El Espectador ha intentado comunicarse con el Ministerio de Cultura, pero hasta el día de esta publicación no ha habido respuesta.

¿Qué están haciendo las organizaciones que usted preside para ayudar a los artistas?

Creamos un programa que se llama “Asistencia social”. Está enfocado en mercados y auxilios económicos. Les estamos tocando las puertas a las empresas privadas, porque creemos que sus ayudas solo las dirigen al banco de alimentos que tiene la Alcaldía, en el caso de Bogotá. Eso no está mal, pero ahí no estamos incluidos nosotros. Lo que queremos es que también nos tengan en cuenta.

¿Y cómo están buscando y repartiendo las ayudas?

Queremos reunir entre 100 y 10.000 mercados. Estamos organizando a la gente, priorizando a los más necesitados. Las personas que quieran ayudar solo deben avisarnos y nosotros nos encargamos de todo: vamos a recoger la comida o la compramos con el dinero que donen. Tenemos un número de teléfono en el que estamos recibiendo esas llamadas (320 830 6438) y un correo electrónico ([email protected]). Es importante aclarar que hemos acordado que por las ayudas, y después de que pase la crisis, nosotros les retribuiremos a los donantes. Somos artistas y vivimos del público. Ahora todos están encerrados, pero no será eterno. Queremos que la ayuda sea recíproca.

¿Qué opina del Decreto 475?

Después de leer esas medidas sentimos que quedamos con la sensación de que nos miran como generadores de productos artísticos, pero no como humanos. Estábamos esperando ayudas aterrizadas a la realidad: se habla de la estampilla Procultura, pero esa medida, además de que excluye a muchos, ya existía. Hay una serie de recursos que van enfocados a darles tiempo a las personas para que paguen los compromisos por actividades ya planeadas, pero es lógico: es que si el público está encerrado cómo se van a ejecutar las actividades. Esa no es una solución para nosotros.

¿Cuáles medidas esperaban?

Necesitamos ayuda para garantizarnos el techo, la comida y la salud. Hay un dinero para la cultura que no se puede ejecutar en este momento. Esos recursos deberían enfocarse hacia los hombres y las mujeres artistas que no tienen garantías.

¿Qué opina del “ingreso solidario”, la medida que el Gobierno anunció hace unos días y se sumó al Decreto 475?

No entendemos su implementación. Por ejemplo, envían un formulario en excel y hay mucho adulto mayor que no tiene idea de cómo llenar o enviar eso. La idea no es ponerle más trabas al Ministerio, pero hay que tratar de que, en lo posible, el acceso a esos recursos se simplifique. Además, se supondría que Mincultura ya tiene identificados a los artistas.

Puede leer: Yo confieso: Cada uno es tentado por sus propias concupiscencias-Capítulo Dos

¿Mincultura se comunicó con ustedes? ¿Han hablado con el Gobierno?

No, pero sí queremos que nos escuchen y entiendan que lo que necesitamos es comer y resguardarnos. Creemos que esos recursos que se tienen para otras cosas pueden servir para que las personas puedan atravesar esta cuarentena. Evitemos el hambre y las enfermedades mentales.

Usted dice que ha sido difícil hablar con ellos, pero si los tuviera al teléfono, ¿qué les diría?

Esta entrevista es una de las formas para decirles que los estamos buscando, que los necesitamos. Nosotros no queremos inconvenientes y estamos dispuestos a apoyar al Gobierno en este desafío que, sabemos, es monumental, pero necesitamos que nos miren, que nos incluyan. Les diría: sin ustedes no vamos a poder. Sabemos que no podrán con todos, pero si ellos se ocupan de algunos y nosotros de otros, pues seguramente habrá mucha menos gente aguantando hambre. No quisiera volver a recibir una llamada en la que me digan que se quieren suicidar por desesperación, por falta de comida. Estamos dispuestos a trabajar y a ayudarle al Gobierno, pero solos no podemos. Queremos sentarnos a hablar con ellos. Queremos que nos escuchen.

 

913098

2020-04-06T06:00:00-05:00

article

2020-04-06T15:23:22-05:00

[email protected]

coronavirus

Laura Camila Arévalo Domínguez - Twitter: @lauracamilaad

Cultura

Los artistas quieren hablar con el Gobierno Nacional: “Sin ustedes no vamos a poder”

88

6524

6612

 

 

contenido-exclusivo
contenido-exclusivo

Un capricho de cuarentena (Cuentos de mochila)

Murió la pintora chilena Gracia Barrios