De leyendas y literatura

María García Esperón: narradora de mitos universales

Mexicana y amante de la cultura griega, acaba de publicar “Diccionario de mitos de Asia”.

María García Esperón, durante una conferencia en la pasada Feria del Libro de Guadalajara.Cortesía Revista Letramía

Dentro de los libros que ha registrado a lo largo de su vida, encontró un nuevo mundo por explorar. Por ejemplo, el libro que la marcó definitivamente para sumergirse en la civilización griega fue “Fuegos”, de Marguerite Yourcenar, texto en el que se relatan nueve prosas líricas inspiradas en los mitos griegos.

La escritora mexicana ha tropezado con varias corrientes que le han enriquecido el conocimiento que actualmente maneja con una memoria y fluidez envolventes. Todas las disciplinas que se ha encontrado se han convertido en pasiones: es periodista, poeta, escritora y bailarina de flamenco.

Para escribir literatura y poesía infantil, García Esperón se inspiró en su hijo, a quien durante su infancia acompañó con diferentes lecturas diarias. Un día se preguntó: “¿Por qué no escribir literatura infantil?”, y el interrogante le sirvió para producir aproximadamente 60 libros para niños y jóvenes.

Además de la maternidad, la danza ha sido para esta poeta un pilar importante durante la construcción de sus textos: para ella escribir es lo mismo que armar una coreografía, sobre todo de flamenco, donde no se puede repetir ningún movimiento y cada expresión debe tener un mensaje claro, uno que atrape al lector y lo consuma. Antes de cada conferencia hace un ritual: teje y destapa la memoria que la danza le ha dejado.

Le sugerimos leer: Feria Internacional del Libro Guadalajara recibe a Vargas Llosa, Frank Miller y este año el país invitado es India

María García visitó Colombia para promocionar su libro “Querida Alejandría”, texto que narra la vida de Cleopatra Selene, hija de la reina de Egipto, Cleopatra VII y del general romano Marco Antonio. En el texto, a la protagonista le anuncian a los 14 años que va a casarse con el príncipe, y es ahí cuando decide escribir su vida por medio de cartas dirigidas a Alejandría, la capital del reino egipcio-macedónico fundada por Alejandro Magno.

Durante su paso por el país, un escritor colombiano le preguntó por qué narraba historias de mujeres extranjeras y no de alguna americana. De esa pregunta nació la historia de “Copo de algodón”, un texto sobre una princesa azteca que se siente orgullosa de pertenecer a una gran familia, compuesta por Cuitláhuac, señor de Iztapalapa, hermano de su padre Moctezuma (quien se convertirá en esposo de Copo de Algodón) y su tío Cuauhtémoc, a quien tanto admira Copo por ser el guerrero más destacado entre los tenochcas, “pues no le tiene miedo a nada, ni a la guerra ni al dolor”.

La princesa, que va creciendo rodeada de una familia amorosa, de su nana, de paisajes, animales y enseñanzas de los maestros en el “Cuicacalli” o casa de los cantos y la majestuosidad del Templo Mayor, sufrirá un cambio drástico en su rutina: Tecuixpo (Copo de Algodón) será testigo de cómo su padre y los señores de Tacuba y Texcoco se encontrarán con los extranjeros que violentarán la paz del reino.

A lo largo de esta entrevista, María García Esperón va uniendo los mitos griegos con los asiáticos, europeos y americanos, en los que es fácil llegar a la conclusión de que los tejidos, los atuendos y los mitos de la creación tienen similitudes, así se encuentren en países lejanos geográficamente.

No deja de hacer metáforas y comparaciones entre la época de Platón y la actualidad: “Tenemos que reunir el conocimiento de la gente de mi generación, los de los años sesenta con la de ustedes, los jóvenes, así como hacía Platón: su esposa tenía 25 y él, 50”.

También puede leer: ¡Oh arte inmarcesible!: De Macondo, nadaísmo y paz

En los últimos años ha escrito tres diccionarios de mitos junto con el poeta español Aurelio González. El primero fue sobre mitos de Europa. El segundo, sobre mitos de América, en el cual involucró la historia de los Wayuu “Waleker”, que representa a la araña diosa, una mujer que bajó de la oscuridad para enseñar el tejido a las Wayuu, y por último, el diccionario de mitos de Asia que se presentó en la reciente versión de la Feria internacional del Libro en Guadalajara.

García Esperón habla con ternura cuando menciona a Colombia y sus costumbres. Para ella este país es su segunda casa, “aunque hace muchos años no me quedo mucho tiempo en mi casa, acá en México, siempre pienso en lo feliz que me haría volver a Bogotá y pasar por la Candelaria”. Por último, recalcó su preocupación por la falta de protección del patrimonio cultural mexicano, cuya importancia, según ella, es de una significación tan grande que la gente no alcanzaría a dimensionar, por cuanto constituye el referente fundamental y primigenio del origen de aquellas culturas.

894391

2019-12-08T21:00:00-05:00

article

2019-12-09T09:07:18-05:00

[email protected]

none

Laura Valeria López Guzmán / @Lauravalerialo

Cultura

María García Esperón: narradora de mitos universales

56

5228

5284