Semana de arte en Bogotá

María Paz Gaviria: “En sus 15 años Artbo celebra la escena colombiana”

En entrevista para El Espectador, María Paz Gaviria, directora de Artbo, revisa la evolución del evento y su impacto en la artes plásticas del país.

María Paz Gaviria, directora de Artbo, feria que cumple quince años aportando a las artes plásticas en Colombia. / Cortesía

Dice María Paz Gaviria, directora de la Feria Internacional de Arte de Bogotá-Artbo, que la celebración de los 15 años de este certamen resulta un momento propicio para reflexionar sobre lo que ha pasado durante este tiempo en la escena visual colombiana, reconociendo que la materia prima del éxito de Artbo ha sido la escena misma.

Para ella este certamen creado en 2005 por la Cámara de Comercio de Bogotá, CCB, que se inició con la participación de 29 galerías, ha sido un proyecto exitoso, posicionándose como un espacio “refrescante” dentro del circuito internacional, mientras aporta a la profesionalización de la escena nacional, que a la par de la feria se ha transformado en este decenio y medio.

Gaviria, quien acaba de asumir el rol de gerente de Plataformas Culturales y Creativas de la CCB (lo que quiere decir que además de Artbo va a estar al frente del Bogotá Fashion Week, el Bogotá Music Market-Boom, el Bogotá Audiovisual Market-Bam y el nuevo evento gastronómico Bogotá Madrid Fusión), cuenta que lo que más le ha enseñado la feria de arte es que el mejor contenido es aquel que reúne a una escena de manera heterogénea, con procesos comerciales, de investigación, exhibiendo lo que pasa con los artistas emergentes, convocando a las instituciones, intentando ser un reflejo de la escena misma.

Si le interesa seguir conociendo sobre las ferias de arte en Bogotá, le recomendamos: Feria del Millón: en defensa de un arte democrático

Artbo, del 19 al 22 de septiembre, tendrá en Corferias una agenda cultural con la participación de 67 galerías de arte de diecisiete países como Alemania, Argentina, Cuba, Brasil, Francia, España y EE. UU., además de la destacada presencia del arte colombiano.

¿De qué manera se ha transformado la escena visual en estos quince años?

Hemos visto una proliferación de espacios expositivos en la ciudad. Por un lado, galerías comerciales, espacios donde se exhiben y comercializan las obras de artistas; por otro, apreciamos también el crecimiento de espacios auto-gestionados. Podríamos hablar de modelos híbridos de representación que utilizan estrategias diferentes a las tradicionales para exhibir obras. También la escena institucional ha venido creciendo, teniendo grandes cambios. Paralelamente, se ha dado el crecimiento de zonas dedicadas a las artes plásticas en la ciudad, siendo San Felipe el caso más notable. Entonces, se ha dado un crecimiento en espacios para exhibir obras de arte, con modelos comerciales y no comerciales, lo que a su vez estimula la producción artística en la ciudad.

No hay que olvidar que en el centro de una feria, en la proliferación de espacios expositivos, en un campo en el que hay periodistas especializados y se perfilan más curadores para la escena, siempre están los artistas y sus obras. Sin artistas no hay galerías, no hay ferias, no hay museos, no hay mercado. El crecimiento del mercado y de los públicos para el arte nos lleva a una escena en la que los artistas vivan de su trabajo, se dediquen exclusivamente a su vocación artística.

Los creadores colombianos cuentan con una producción y una resolución plástica que corresponde a lenguajes contemporáneos que han estado expuestos a la internacionalización.

También puede leer: No hay normas para acercarse al arte contemporáneo

El crecimiento de la escena, de los espacios expositivos, de otras plataformas, nos habla de artistas que se pueden dedicar a su trabajo, de las posibilidades comerciales, de artistas que pasan por procesos de circulación gracias a una institucionalidad fortalecida.

¿Cómo logró Artbo su evolución?

Desde la Cámara de Comercio de Bogotá le hemos apostado a que suceda una agenda de internacionalización. A abrir nuevos espacios para las artes plásticas en Colombia, a generar procesos de democratización, de acceso, procesos que van más allá de la Feria. Ese posicionamiento y aceptación han sucedido porque Artbo ha recogido a la escena. Artbo es una unión, una reunión de lo que significa la escena, mientras sirve para visibilizar, para fortalecer todos sus procesos y conectarlos con otros agentes. Los quince años de Artbo son una celebración de la escena colombiana misma.

¿Qué impactos ha dejado esa internacionalización?

Artbo nació con una vocación internacional, con el ánimo de posicionar a Bogotá como un destino para la cultura y los negocios. Entonces, lo que ha generado la internacionalización, a través de esos espacios expositivos que desde el principio les hemos ofrecido a las galerías internacionales, es un intercambio con las galerías y los artistas colombianos, así como con nuestras instituciones.

Podríamos decir que en estos quince años logramos un programa robusto para conectar a profesionales, a curadores, a directores de museos, periodistas, casas de subastas, martillos, productores, galeristas... En 2018, entre galerías y profesionales del campo, eran entre 740 profesionales, quienes vienen no solamente a ver lo que pasa en Corferias durante cuatro días, sino a aproximarse a la escena artística colombiana.

La internacionalización es un proceso de los últimos años, gracias a la cual hoy podemos ver a grandes artistas colombianos en algunas de las instituciones internacionales más importantes, dedicando muestras enteras a nuestros creadores. Se ha dado allá presencia de nuestras galerías, investigaciones, publicaciones, inclusiones de sus obras en colecciones.

¿Cómo se ha transformado el público?

Hemos logrado una democratización y el interés de una ciudadanía para acercarse a los contenidos artísticos de la ciudad. Se han vivido muchos procesos a través de la Feria misma, en cuanto a que acerca a un público amplio a lo mejor de la escena nacional e internacional, con programas de formación, con componentes más allá de lo comercial, que invitan al público. En 2005, Artbo tuvo un total de 11.961 asistentes, mientras que el año pasado contamos con 38.491. Esto nos habla de un crecimiento importante.

Increíblemente las personas que más acuden a Artbo son jóvenes, estudiantes; diría que es el público en el que más está creciendo el sector.

¿Cuál es su percepción del coleccionismo y el mercado del arte en Colombia?

Artbo y el coleccionismo de la escena han crecido de la mano en estos últimos quince años. El coleccionismo de arte en Colombia es más pequeño y más joven que algunos países de Latinoamérica que hace décadas han tenido este proceso como Brasil, Argentina, México y Venezuela. Entonces, esta nueva generación del coleccionismo en el país ha surgido a la par del nacimiento de la Feria Artbo; esto a su vez, acompañado de la proliferación de estos espacios expositivos, incluso del surgimiento de diferentes tipos de subastas y otros modelos de comercialización de arte.

Es un coleccionismo interesado en arte emergente. Es un público al que las galerías internacionales describen como particularmente curioso, particularmente abierto.

Hay mucho coleccionismo que nace de estar expuestos al arte contemporáneo. La mayoría de galerías de Bogotá están dedicadas al arte contemporáneo por algo, respondiendo a los intereses del público.

Artbo detona toda una semana de arte, en la que se generan otras plataformas alternativas para la comercialización en la ciudad, lo que da cuenta de un crecimiento significativo del mercado. La presencia en un 70 % de galerías internacionales responde también a la madurez del mercado nacional. A su vez, para la Feria es fundamental el mercado internacional que cada vez es mayor.

¿Cuál es el reto que tiene ahora Artbo?

El reto del programa Artbo, de toda su apuesta comercial, de circulación, de procesos de formación, siempre es fortalecer a las artes plásticas de la ciudad y del país. El reto es estar conectado con nuestra escena, que visibilicemos —a través de los contenidos—, mientras seguimos recogiendo las necesidades de la escena. Queremos acercarnos cada vez más al público, generar más experiencias artísticas para el ciudadano.

¿Eres suscriptor de El Espectador y quieres participar de ARTBO 2019? Presentando la tarjeta del Círculo de Experiencias en la taquillas de Primera Fila recibirás un descuento del 10 % en boletería. Este beneficio aplica solo desde el 19 hasta el 22 de septiembre. 

Para conocer más beneficios por ser suscriptor de El Espectador, síguenos en nuestras redes sociales: 

 

881540

2019-09-17T21:00:00-05:00

article

2019-09-18T11:16:35-05:00

[email protected]

none

Daniel Grajales Tabares

Cultura

María Paz Gaviria: “En sus 15 años Artbo celebra la escena colombiana”

76

9888

9964

 

contenido-exclusivo

La soledad del gigante

El café después del amor

Sobre "Normal", la película de Adele Tulli