Foro ARTBO Feria

Otra manera de hablar sobre arte

Todos los años, ARTBO | Feria Internacional de Arte de Bogotá genera espacios de discusión frente a temas del arte contemporáneo. En esta edición, las dos líneas temáticas del foro, “Relaciones Públicas” y “ARQBO: Arquitectura en ARTBO”, serán gratuitas con inscripción previa.

Este es un espacio de aprendizaje y discusión sobre temáticas relacionadas con el arte contemporáneo. Cortesía Cámara de Comercio de Bogotá

Como una manera de apropiación y discusión de temáticas relacionadas con el arte, ARTBO | Feria Internacional de Arte de Bogotá, de la Cámara de Comercio de Bogotá, ha presentado desde su primera edición una serie de charlas que invitan a los asistentes a conocer las distintas maneras de entender el arte. Este año seguirá manteniendo su mirada en todo lo que es el arte contemporáneo.

En esta ocasión se tendrán dos temáticas transversales, en las que la Feria buscará encontrar respuestas con la participación de los usuarios en los foros de “Relaciones públicas” y “ARQBO: arquitectura en ARTBO.”

Para hablar sobre el primer eje, el director del Foro, Pablo Helguera, mexicano que dirige el Adult and Academic Programs en el departamento de educación del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), reflexionará sobre cómo la comunicación, bien sea en prensa o en redes, se entrelaza con el entendimiento, la crítica, la apreciación y el debate sobre el arte contemporáneo.

Según Helguera, lo que se busca con este espacio es hablar sobre las controversias recientes que suscita el mundo del arte y, a partir de ello, reflexionar acerca de cómo estas controversias revelan o apuntan a temas o problemas más amplios. “Le he pedido a algunos de los protagonistas o interlocutores de estos proyectos -curadores, artistas y críticos- que los presenten ante el público junto con su reflexión acerca de ellos”.

De la misma manera, aclara que así como se ha cambiado la manera de informar, se ha multiplicado la interacción entre emisores y receptores, generando nuevas controversias. Esa velocidad, para él, genera una distribución de información incompleta o distorsionada que por lo general es simplista y maniquea, resultando en percepciones a veces completamente erróneas de una obra o una exposición.

Temas como la censura, la manera de publicar una obra y de exponer las ideas en las que unos y otros no están de acuerdo, marcan límites sobre los cuales el director pretende hablar en su foro. Así lo explica él: “Absolutamente todo puede ser censurable, y la autocensura existe en todas partes. Confieso abiertamente que me autocensuro constantemente al decidir qué es lo que publico en Facebook. En general, porque muchas veces no quiero tener que (o no tengo el tiempo de) lidiar con las consecuencias de expresar una opinión sobre un tema en particular”.

Así mismo, admite que como usuario de Facebook e Instragram, visualiza cómo en esos mundos el hecho de que una persona comparta algo suyo, genere una empatía o desagrado, aunque no esté en la misma parte del mundo. Eso sí, no está de acuerdo con el anonimato de las redes sociales. “El anonimato que ofrecen las redes sociales -y esto es ampliamente reconocido por muchos estudios- le permite a cualquiera expresar comentarios de manera cortante, brutal y a veces cruel e insultante, de una forma en la que muchos nunca se atreverían a hacerlo en persona. Esto por supuesto distorsiona y daña el intercambio de ideas e incluso, a veces, puede ser objeto de abuso para diseminar información falsa o promover prejuicios de todo tipo”.

Para él, estar en ARTBO es hablar sobre temas que van más allá del mercado, es tener la oportunidad de relacionar los medios de comunicación, la política y la sociedad. “La gran mayoría de las obras en una feria, por ejemplo, no tratan sobre las ferias de arte”.

Arte y arquitectura

Interrogantes como: ¿Por qué la arquitectura no ocupa los espacios expositivos de la agenda cultural de la nación? ¿Por qué no participa del criterio programático de los museos? ¿Por qué no creemos que es cultura? Serán los temas a tratar en el foro “ARQBO: arquitectura en ARTBO”, dirigido por Camilo Restrepo, arquitecto colombiano, director de la agencia Agenda y profesor invitado en la Escuela de Arquitectura y Diseño de la Universidad de Harvard. Él contará con la participación de otros arquitectos internacionales que han trabajado en espacios expositivos.

Para Restrepo, la arquitectura nacional ocupa una posición privilegiada en el espacio de discusión mundial, porque, asegura, es un escenario donde se discuten los futuros posibles para las ciudades y la ruralidad, aclarando que “hablar de arquitectura es pensar que estamos soñando una sociedad mejor, puesto que es el espejo de nuestros ideales y acuerdos sociales que, materializados, son ciudad y territorio”.

La arquitectura aparece en la mente del ser humano en forma de recuerdos y vivencias.

“Si nos detenemos a recordar o soñar con los lugares significativos para nosotros, paulatinamente en nuestra memoria aparecerá un playlist de los espacios que nos han acompañado en los momentos más relevantes de nuestra vida”.

Para Restrepo el arquitecto, aunque intrínsecamente forme parte del desarrollo inmobiliario, también hace parte de la cultura material de un país.

“Así, la arquitectura entra como veedora de la sociedad, posibilitando una narración de lo que pasó y está pasando. Por eso no podría quedarse afuera de las otros artes, ni pretender que se silencie cuando en sí misma siempre está hablando”.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El movimiento constante

“Mi éxito será mi venganza”: Martha Senn