Imaginarios

Primera tierra, una idea del mundo en una pintura-escultura

Una obra de Nicolás Gómez inspirada en el mapamundi que el filósofo Anaximandro diseñó en el siglo V a.C.

Primera tierra. Nicolás Gómez Echeverri. Acrílico y madera
70 x 116 cm. 2013 Archivo privado Nicolás Gómez Echeverri

El mapa como un artefacto cultural, como la construcción en imágenes de los territorios descubiertos, vistos y previstos; es uno de los temas que fascinan al artista Nicolás Gómez. La memoria visual física y cultural del mundo en su constante transformación ha hecho parte de sus disertaciones con los estudios cartográficos de científicos y humanistas que anteceden su tiempo y que con abstracciones lograron codificar conceptos complejos y materias volátiles irrepresentables. “El plano ideado por el filósofo y astrónomo Anaximandro presenta al mundo conocido entonces por la cultura occidental, como un aro terrestre en el cual se compenetran fragmentos del sur de Europa, del noreste de África y del noroeste de Asia alrededor del Mar Mediterráneo, circundado a su vez por un oceáno”, señala Gómez sobre el mapamundi del siglo V a. C. que inspiró su obra Primera tierra.

Primera tierra (2013) abstrae ese “océano circundante” del mapa de Anaximandro. El aro de agua moviente es materializado con un masacote de acrílico blanco que a su vez  remite a morfologías del paisaje terrestre. Quiero pensar que para Gómez esta es otra de sus concreciones en las que el lenguaje pictórico le permite reflexionar sobre la complejidad de las formas y los fenómenos de la naturaleza. Quiero pensar que para Gómez esta es otra de sus concreciones donde el lenguaje pictórico le permitió reflexionar sobre la complejidad de las formas de la naturaleza. Lenguaje a partir del cual constituyó otra idea de mundo, un artificio cartográfico creado con las libertades estéticas que el arte le concede. Primera Tierra me hace evocar el personaje mitológico Atlas representado por Farnesio hacía el 150 a.C. , esa escultura del hombre que porta el mundo en sus espaldas; en la pieza de Gómez, esa masa pictórica (ese esbozo de mundo, también de paisaje) que pesa formal y visualmente, es sostenida por unas leves bases de madera. También me atrevo a mencionar una categoría de Da Vinci que en sus estudios describe las superficies agitadas: agua panniculata (agua rugosa o arrugada), la pintura-escultura de Gómez materializa esas agitaciones del agua, esa vitalidad propia del océano.

* http://nicolasgomezecheverri.com/?lang=es#/portfolio

Temas relacionados
últimas noticias

Por el recuerdo de las viejas gambetas

Escritor fantasma

En el Pacífico todos son músicos