Imaginarios

“Transfiguración”, un dibujo ecléctico

El artista Alejandro García Restrepo devela con esta obra la condición paradójica de la existencia humana.

“Transfiguración”, un dibujo ecléctico
“Transfiguración”, de la serie “La historia del dolor”, Alejandro García Restrepo, lápiz grafito sobre papel (2018). / Archivo Alejandro García R.

La obra Transfiguración del artista Alejandro García Restrepo hace una cita directa a la pintura de Rafael Sanzio que lleva el mismo título (La Transfigurazione, 1517-1520 aprox.)  donde se representa la escena bíblica en la que Jesús se le aparece a los apóstoles en el monte Tabor y les revela su naturaleza celestial. García reemplaza a Jesús por una personificación de la muerte erigiendo una imagen dramática que ilustra la vulnerabilidad del ser humano ante el poder aplastante de su condición de mortal. García enuncia a través de los cuerpos que están en la parte inferior de su dibujo, estados humanos de quebranto que acentúan el carácter frágil que los determina y limita. El dibujo es una “teofanía” donde la figura del Dios de la pintura de Sanzio ha sido sustituida por la presencia divina de La Parca y en este sentido, García ha trastocado la iconografía de un momento específico de la historia del arte para configurar una imagen mítica (en un sentido barthesiano) de corte existencialista.

La obra de Alejandro García constituye un universo de ficción donde animales, humanos, figuras mitológicas, íconos y símbolos históricos, constituyen personajes híbridos que habitan un espacio inquietante. Sus dibujos y videos animados han ido entramando un pensamiento visual acerca de la manera en que “estamos” en el mundo, es decir, sus creaciones excavan el interior humano y lo escenifican a través de una narrativa cargada de melancolía. En el trabajo de García hay un eclecticismo donde pueden convivir referentes del prerrafaelismo o del gótico con el lenguaje cinematográfico de Lars von Trier o de Veit Helmer y precisamente por esa versatilidad estética, considero que es en sus instalaciones donde sus ideas filosóficas adquieren una vitalidad única, cuando García confronta en un mismo espacio sus dibujos en papel con sus películas, habilita – él como artista para el público – un estado de suspensión, donde el tiempo-espacio real se desconfigura. Sus obras encarnan los astra y los monstra que fundan lo humano.

 

últimas noticias

6:30 (Cuento)

Los ‘nobelistas’ degradados