Las 18 tesis que propone Uprimny para superar crisis de proceso de paz

El abogado dice que debe haber una negociación para un pacto político y social, que discuta puntos que han generado diferencias desde el inicio y no temas nuevos.

Archivo El Espectador

Desde que el pasado domingo el No triunfó en las urnas de la votación del plebiscito, analistas, juristas, la oposición y el mismo Gobierno se han dado a la tarea de pensar y encontrar fórmulas para explicarles a los ciudadanos cuál es siguiente paso y cómo se superará la crisis que afronta el proceso de paz con las Farc. El sorpresivo rechazo al acuerdo final, que se había pactado el 26 de septiembre, tiene pensando a cada una de las partes para no echar a perder los cuatro años de negociación en Cuba.

En una columna de opinión de La Silla Vacía, el abogado e investigador de Dejusticia Rodrigo Uprimny plasma sus conclusiones de la jornada electoral y propone 18 tesis para afrontar el momento más difícil que ha pasado el proceso para ponerle punto final 52 años de guerra con la guerrilla.

El profesor de derecho constitucional de la Universidad Nacional afirma que, aunque será muy difícil encontrar una salida al triunfo del No, es necesario “tender puentes” entre las partes enfrentadas, para rescatar el “proceso de paz y reducir la polarización”. Hay que “pacificar la paz”.

Para iniciar en ese camino hacia la resolución de la crisis, Uprimny expone 18 tesis sobre el debate. La primera de ellas establece que el No ganó jurídicamente, es decir hay efectos que se desprenden de esta decisión, entre ellas que el presidente ya no puede implementar el acuerdo con las Farc y que tampoco puede entrar a funcionar el procedimiento especial legislativo, que estableció el Acto Legislativo que buscaba que el Congreso reglamentara en máximo un año lo pactado con la guerrilla.

En conclusión, sí existe un acuerdo pero no están las condiciones para tenga efectos jurídicos internos.

Otras de las tesis son que debe haber una negociación para un pacto político y social, y que la estrecha diferencia entre la votación del No y del Sí devela que nadie puede reclamar el triunfo político de un lado o del otro, y que reafirma la polarización del país. Sin embargo, el mensaje de ambas posiciones es el mismo: Nadie quiere volver a la guerra. (Ver aquí el especial "A construir la paz")

Uprimny también opina que el cese al fuego bilateral debe ser mantenido y que es claro que no se puede reiniciar una negociación de paz nueva, porque los promotores del No dijeron que se oponían a puntos particulares del acuerdo y no a todo el acuerdo. En ese sentido, el jurista afirma que esos puntos de lo pactado que no fueron refutados por los voceros del No durante los debates del plebiscito “deberían entenderse todos aprobados”, ahí entrarían temas como desarrollo rural, participación política (no en lo concerniente a las Farc), políticas de drogas y Comisión de la Verdad.

“La paz con las Farc está de un cacho….Con grandeza y generosidad de las partes y de la ciudadanía, esas diferencias podrán ser superadas y podrá llegarse al pacto social y político por la paz”, aseguró el abogado, quien llamó a asumir una ética comunicativa, que las partes involucradas en la discusión no acudan a mentiras y descalificaciones.

“Esto implica un pacto de honestidad intelectual o simplemente de orden en el debate, que conduzca a excluir temas que no tienen que ver con la paz y que crean mucho ruido y confusión entre los votantes, como sucedió con la llamada ideología de género, que nada tiene que ver con las negociaciones de paz”, agregó.

El investigador de Dejusticia finaliza diciendo que la implementación de ese pacto político y social puede lograrse por distintas vías jurídicas: i) un pacto extrajurídico que no tiene valor jurídico pero que se implementaría por vías jurídicas ordinarias; ii) un ajuste al acuerdo que sea sometido a un nuevo plebiscito…. iii) una asamblea constituyente de competencia limitada y con labores mixtas. Así como además se pueden introducir al acuerdo existente unas aclaraciones para que algunos puntos no sean interpretados con ambigüedades.

Por otra parte, “la crisis del NO en el plebiscito podría ser una oportunidad para dinamizar el proceso con el ELN”, concluye.
 

 

últimas noticias

Montes de María, una paz territorial sin prisa