Acuerdo sobre reparación y justicia a las víctimas "no es una puerta a la impunidad": de la Calle

El jefe negociador del Gobierno explicó que el acuerdo en justicia se aplica a todos los actores vinculados al conflicto. “Después de 6 millones de víctimas, las discusiones sobre quién empezó la guerra no llevan a nada. Las violaciones de un bando no justifican las del otro”.

El jefe negociador del Gobierno en el proceso de paz que se adelanta con la guerrilla de las Farc, Humberto de La Calle Lombana, indicó que el acuerdo alcanzado en materia de víctimas es una “muy buena noticia para el mundo. Insistió en que “no es retórica”, ya que el anuncio en este punto “pronostica el fin del conflicto y la llegada de la paz”.  (Lea: Verdad y Derechos humanos de las víctimas, los puntos claves del acuerdo Gobierno – Farc)

El discurso de Humberto de La Calle estuvo dividido en tres partes. En la primera explicó para qué va a servir el acuerdo en concreto. En la segunda lo detalló para hacer énfasis en los aspectos que él considera más importantes y que según el Gobierno no contradicen en nada de lo que se le había dicho anteriormente. Y en la última parte del discurso, el jefe negociador del Gobierno destacó las bondades que tiene el acuerdo de paz. Habló concretamente de crecimiento económico. (Lea: "No existirá inmunidad alguna que alcance a funcionarios del Estado": Iván Márquez)

Ante la mirada de algunas de las víctimas que han participado en el proceso que se adelanta en La Habana, Cuba, de La Calle expresó que oír esos testimonios fue una experiencia estremecedora, pero motivante para seguir adelante en la busqueda de un acuerdo.  Dijo que lo acordado "vincula verdad, justicia, reparación y garantías para la no repetición. Las víctimas son y seguirán siendo el centro de gravedad de estas discusiones”. En este sentido, señaló que las Farc ya han adelantado acciones reparadoras y que, contrario a lo que varios especulan, el acuerdo en este punto “no es una puerta a la impunidad.

El acuerdo sobre justicia se aplica a todos los actores vinculados al conflicto. “Después de 6 millones de víctimas, las discusiones sobre quién empezó la guerra no llevan a nada (…) Las violaciones de un bando no justifican las del otro”, dijo. Asimismo, aseguró que el acuerdo anunciado este martes cierra las puertas a nuevas víctimas.

Hizo gran énfasis en que no habrá amnistías para los crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad. Además de dar un parte de tranquilidad a la comunidad internacional, indicó que las Farc siguen comprometidas a entregar las armas 60 días después de firmado el Acuerdo General.  Esta guerrilla se comprometió con una verdad plena sobre el conflicto y con la no repetición. Igualmente, las partes insisten en que habrá seguridad jurídica para todos los actores –combatiente y no combatiente-, lo cual significa que las penas acordadas no cambiarán . “Aquel que cumpla de buena fe no se llevará sorpresas futuras”, ratificó de La calle, dando un mensaje de tranquilidad para aquellos que piensan que se podrían repetir errores de procesos pasados.

En cuanto a las penas, el acuerdo  contempla que serán hasta 15 años para quienes no reconozcan sus culpas y 5 años para quienes reconozcan tardíamente su responsabilidad en los hechos violentos -siempre y cuando sea antes de que se profiera sentencia-. Habrá restricción efectiva de la libertad, no prisión para los demás. En este punto indicó que habrá un monitoreo permanente a estas personas. Humberto de La Calle recordó que no habrá amnistías para genocidios, crímenes de guerra y prácticas como acceso carnal violento y reclutamiento de menores. En cuanto a otros actores criminales, dijo que “el sistema no prevé persecución. De ninguna manera habrá casería de brujas”.

Lo que sí habrá es indulto para los delitos políticos y conexos. Una ley de amnistía estipulará las conductas y la forma de aplicación. “Las sanciones distintas a las ordinarias contribuirán al camino de la terminación del conflicto”.

Para la tranquilidad de los colombianos, el jefe negociador del Gobierno indicó que la jurisdicción para la paz en una solución, “allí no hay desbalance o iniquidades. Aseguró que los magistrados del Tribunal de Paz serán de las más altas calidades. "Serán escogidos en un proceso transparente, brindara toda la confianza. No será a dedo. No podrán ser elegidos por las partes”.

Luego de destacar las bondades de un eventual acuerdo de paz y de explicar que la participación de las Farc en política es esencial para el posconflicto, de La Calle recordó que, durante la refrendación, los colombianos deben aceptar o desechar el acuerdo de paz en su conjunto y no por separado, por lo que espera que esta “no sea una oportunidad perdida”.

Bases del acuerdo de creación de una Jurisdicción Especial para la Paz

1. Modelo de Justicia Transicional, es el modelo que el mundo ha desarrollado para superar conflictos. Es imposible superar un conflicto armado, de la naturaleza del que hemos tenido por décadas, con la aplicación de justicia punitiva y simplemente de orden penal.

2. Este es un modelo que combina: la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición. Y por lo tanto, hay una integralidad en el enfoque.

3. Se trata de una innovación colombiana. Este es un modelo original, surgido en la necesidad de los colombianos y discutido para que se ajuste con tres tipos de estándares: los estándares internacionales, los estándares nacionales y, particularmente, el estándar que le de legitimidad para que los colombianos lo acepten.

4. Modelo que combina la sanción restaurativa con una sanción restrictiva de la libertad.

5. Un modelo que tiene en el centro de la aplicación de justicia a las víctimas. Este acuerdo se ha hecho por las víctimas y para las víctimas.

6. No amnistía general. No ley de punto final. Procedimientos concretos, persona a persona, después del reconocimiento de cada quien de sus responsabilidades para llegar a sentencias definitivas que pongan fin al conflicto.

7. No hay impunidad. Hay sanciones, verificación de las sanciones y reparación. El Acuerdo de La Habana son las víctimas. La amnistía y el indulto para delitos políticos y conexos NO se aplicará a los crímenes más graves.

8. La necesidad de la verdad. La obligación de acudir a la Comisión de Esclarecimiento y brindar verdad. ¿Qué tipo de verdad? Verdad plena, no una verdad propia o subjetiva, sino una verdad que el tribunal va a confrontar con la totalidad de las fuentes de información que hoy existen, con fundamento en las sentencias ya tomadas, en el trabajo de los jueces, en el trabajo de los fiscales.

9. Un incentivo enorme para que las personas ingresen al sistema, digan la verdad y reparen, es que de su colaboración dependerán las características de las sanciones restrictivas de la libertad y reparadoras. En últimas, se trata de cada quien acuda de buena fe, brinde toda la verdad y repare a sus víctimas.

10. En materia de participación en política, el objetivo es ponerle fin del conflicto y alcanzar la paz que nos merecemos. Nunca más política y armas juntas. Las FARC deberán hacer el tránsito a la legalidad. Este es justamente el propósito. ¿El cómo? Está por resolver.