Farc se desarma

“Adiós a las armas, adiós a la guerra y bienvenida la Paz”: Timochenko

Desde el municipio de Mesetas ubicado en el departamento del Meta, el máximo jefe de la guerrilla de las Farc sostuvo que ahora su lucha se centrará en la política.

Timochenko durante su discurso en el acto final protocolario de dejación de armas, en Mesetas (Meta).AFP

En su último discurso como jefe de la guerrilla más antigua del mundo, Rodrigo Londoño Echeverri expresó que los guerrilleros de las Farc pasaron a ser ‘militantes de la esperanza del pueblo”, al dejar las armas de fuego, este martes 27 de junio.

Londoño Echeverri dijo desde una de las zonas de concentración ubicada en el municipio de Mesetas (Meta) que su organización luchará de ahora en adelante para “exigir la implementación practica de lo acordado.Lo haremos de modo pacífico y civilizado, pero sin dejar un solo instante nuestro empreño”.

(Lea también: Las Farc, oficialmente sin armas)

‘Timochenko’ sostuvo que la dejación de las armas es un ejemplo de la insurgencia. “Los acuerdos de paz no son para las Farc, son para todo el pueblo colombiano. Adiós a las armas, adiós a la guerra y bienvenida la Paz”.

Sin embargo, el jefe de la guerrilla que duró 53 años criticó la falta de mecanismo para combatir a las bandas criminales y el paramilitarismo.


Rodrigo Londoño on Twitter

“Nuestra preocupación por la negligencia para proteger a los dirigentes populares. Mientras crece la amenaza paramilitar en todo el país”, dijo Londoño.

(Lea también:¿Qué sigue después de la dejación de armas de las Farc?) 

A pesar de este panorama afirmó que las ‘Farc no le van a fallar a Colombia. “Estamos del lado de la gente honesta de la patria y el planeta. Vamos a construir un país distinto decente democrático en progreso y justo caminaremos por calles y plazas de Colombia llevando nuestro mensaje de Concordia y Reconciliación, las trágicas experiencias del pasado no podrán repetirse porque nuestra patria ha aprendido” puntualizó.

 

últimas noticias

Senderos de esperanza en medio del dolor

(Opinión) Medellín sí tiene memoria