"Al que está quieto hay que dejarlo quieto": Farc

El grupo guerrillero insiste en que el ataque en Cauca fue en respuesta al asedio de las Fuerzas Militares.

En una carta abierta las Farc le respondieron al presidente Juan Manuel Santos, luego del reclamo que hizo el mandatario por la emboscada que dejó como saldo la muerte de once militares en la vereda La Esperanza, en zona rural del municipio de Buenos Aires, Cauca. (Lea: Colombia reclama pruebas reales de voluntad de paz a las Farc: Santos)

Según la guerrilla, es lógico que a pesar de que se haya suspendido unilateralmente el fuego, sin haberse solucionado aún el conflicto, se mantiene el derecho a la legítima defensa, que según la guerrilla, corresponde a las circunstancias en las que se presentó la emboscada. “Al que está quieto hay que dejarlo quieto”, sentenciaron las Farc.

Ya el país pudo constatar los beneficios de esa iniciativa nuestra, que para desgracia de la nación, fue recibida por algunos como “una rosa llena de espinas”. Frase que desde un comienzo nos hizo entender que cualquier situación crítica de guerra que se pudiera dar en el camino, habría de ser cobrada sin consideraciones de tiempo, modo y lugar”, dice la misiva en la que además reiteran su decisión de continuar con el cese al fuego unilateral.

En su texto le sugieren al presidente Santos no dejarse presionar por quienes quieren acabar el proceso y lo felicitaron por decir que “es fácil, muy fácil, seguir hablando de guerra sentados en un escritorio o desde las trincheras de las redes sociales”.

“Magnífica frase para ser tenida en cuenta cuando cualquier contratiempo que se presenta en el magno proyecto de la paz lleva a los enemigos agazapados y no agazapados de la reconciliación, y a los sabios de última hora en temas desconocidos para ellos, a rasgarse las vestiduras y a pedir que se mantengan sus comodidades a precio de litros de sangre ajena”.

Y agregan “la política local no debe alterar su ruta. Reconocemos que viene siendo azuzado y retado desde columnas de opinión, micrófonos, salones sociales, escenarios políticos y aún desde oficinas públicas como la Vicepresidencia, desde donde se han atrevido a indicarle cómo debe proceder. Es indispensable el mantenimiento de su serenidad”.

Por último, se refieren a los plazos y los límites de la negociación y señalaro al Gobierno de ser el responsable de los retrasos en la consecución de acuerdos en el punto de víctimas.

"No hemos logrado entender por qué en La Mesa se dilatan o posponen decisiones que se han debido evacuar hace meses. Exigimos apresurar la marcha cuando se trata de asuntos de total obviedad. Desde que pusimos a consideración la creación de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas hasta la fecha de su integración, transcurrió un año y tres meses. Y una vez entregado el informe, ha sido imposible darle trámite a sus conclusiones".
 

Temas relacionados
últimas noticias