"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 3 horas

La alerta de las Farc por los asesinatos de líderes sociales en pleno proceso de paz

Mediante un corto mensaje, la guerrilla busca sensibilizar sobre las amenazas y muertes de campesinos, indígenas, militantes y víctimas del conflicto.

Aunque en su mensaje navideño el presidente Juan Manuel Santos afirmó que “Colombia vive por fin una verdadera noche de paz”, la violencia contra campesinos, indígenas, líderes sociales y militantes de partidos de izquierda sigue siendo una constante. Amenazas, intimidaciones y asesinatos en las mismas zonas golpeadas por el conflicto armado siguen ocurriendo y se siguen presentando como cifras: más de 115 líderes sociales asesinados y 40.000 solicitudes de protección -el doble que en 2015-, que se suman a la lentísima implementación del proceso de paz, reflejan el difícil horizonte que en estos momentos tienen los acuerdos que firmaron Gobierno y Farc el pasado 24 de noviembre. (Vea acá la alerta de las Farc)

Y un mes después de firmados -nuevamente- los acuerdos en Bogotá, el fin de semana de Navidad finalizaba en el Cauca con una cifra escalofriante. Un líder social asesinado y panfletos amenazantes enviados a integrantes de Marcha Patriótica, firmados por las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), fueron el saldo de la Nochebuena, que según el presidente Santos era la primera para la construcción de un país en paz. (Lea: Amenazan y asesinan a líderes sociales de Cauca en el fin de semana de Navidad)

La preocupación del Estado sobre esta violencia se ha reflejado en continuos anuncios de investigaciones para, posteriormente, asegurar que no es sistemática. Por su parte, las Farc enviaron un mensaje con el que buscan sensibilizar al país sobre la persistencia de los atropellos contra indígenas, campesinos, defensores de víctimas del conflicto, militantes de los partidos afines a la guerrilla y habitantes de las zonas más azotadas por el conflicto. Mediante un anuncio audiovisual, la guerrilla alertó sobre las vidas que siguen llorando las familias colombianas debido a la acción paramilitar y la amenaza de otros grupos en contra de la paz.

“Primero vinieron por los campesinos”, dice primero una habitante del campo antes de que su figura se convierta en una sombra por la violencia. “Y yo no dije nada porque no soy campesino”, responde el protagonista del anuncio, quien finalmente se queda solo luego de aceptar que se quedó callado siempre que presenciaba violencia contra militantes, campesinos, indígenas y víctimas del conflicto y, por lo tanto, de tanto que se calló, cuando esa “mano negra” llegó a buscarlo a él, no había nadie que alzara su voz. El mensaje del anuncio es claro: si el país sigue callando ante la reaparición de la violencia en plenos tiempo de paz, llegará un momento en el que los que sigan en la lista serán justamente aquellos que ignoraron esos hechos.