Angelino Garzón exige de las Farc gestos reales de paz

El vicepresidente les aclaró que "nada pierde la guerrilla" si toman la decisión pública de no seguir con varias de sus prácticas "criminales".

El vicepresidente Angelino Garzón exigió en las últimas horas más gestos de paz de parte de las Farc, en medio del proceso de paz que se desarrolla en La Habana.

Según él, teniendo en cuenta que para la guerrilla, en los actuales momentos, es más político y revolucionario la firma de un acuerdo de paz que proseguir la guerra, deben darse más gestos reales de querer firmar un acuerdo.

Considero que la guerrilla de las farc, sí puede enviar mensajes más positivos a los periodistas, a la población, a las autoridades locales y regionales y al propio Presidente de la República, en favor de la paz y no de la violencia”, señaló.

Y continuó: “nada pierde la guerrilla de las farc si toman la decisión pública de no seguir con la práctica criminal de las minas antipersonal, del reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes, del secuestro, y que decidan dejar en libertad y sin ningún tipo de condiciones a todas las personas secuestradas. Ellos tienen que hablarle más políticamente a la población y con menos arrogancia militar. Por ese camino, la población será la primera en demandar el perdón y la reconciliación como camino seguro para la Paz”.

Carta abierta del Vicepresidente de la República sobre el tema de la Paz

“La Paz no es presente, es futuro”

Bogotá, 15 de abril de 2013

Algunas personas vienen encarando el tema de la búsqueda de la Paz, como si fuera un tema del presente y no del futuro de Colombia. El presente es que tenemos un conflicto armado que no ha servido para nada, ni al Estado, ni a la sociedad, ni a la guerrilla. Para lo único que ha servido es para justificar el aumento de la violencia y las desigualdades sociales en Colombia.

Otras personas recurren al pasado, a los muertos, para asustarnos con el fantasma de los mismos, como si ese simple hecho los fuera a resucitar. El Presidente de la República ha manifestado públicamente que la búsqueda de la Paz no tiene dueños, que la Paz es un derecho de todos y todas los que vivimos en Colombia.

Cuando en el camino de avanzar en la búsqueda de la Paz, el Gobierno decide dialogar con la guerrilla de las farc, es plenamente consciente que lo hace con un grupo armado ilegal, lleno de experiencias en el tema de la violencia, también de desconfianza, que no acepta que le escojamos sus voceros y que, en medio de las dudas, han manifestado que también quieren contribuir, a su manera, a una Colombia mejor. Para la guerrilla de las farc, en los actuales momentos, es más político y revolucionario la firma de un acuerdo de paz que proseguir la guerra.

En tal sentido, considero que la guerrilla de las farc, sí puede enviar mensajes más positivos a los periodistas, a la población, a las autoridades locales y regionales y al propio Presidente de la República, en favor de la paz y no de la violencia.

En esa perspectiva, nada pierde la guerrilla de las farc si toman la decisión pública de no seguir con la práctica criminal de las minas antipersonal, del reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes, del secuestro, y que decidan dejar en libertad y sin ningún tipo de condiciones a todas las personas secuestradas. Ellos tienen que hablarle más políticamente a la población y con menos arrogancia militar. Por ese camino, la población será la primera en demandar el perdón y la reconciliación como camino seguro para la Paz.

Los dirigentes de las farc están en capacidad de hacerlo. Posiblemente, para ellos es mucho más fácil proseguir un camino de guerra que firmar un acuerdo de Paz, como se lo demandaron millones de personas el pasado 9 de abril en la marcha por la paz.

Respecto a las opiniones de los Directores de los Medios de Comunicación, con todo respeto por la libertad de expresión, creo que podrían ser más exigentes con la guerrilla de las farc en sus compromisos con la población y ante todo en su compromiso con la firma de un acuerdo de Paz. Lo mismo pasa con todas las personas que vivimos en Colombia, en el sentido que cuando buscamos la Paz, estamos hablando del futuro porque en el presente ya aprendimos a vivir con la guerra y la violencia. En Colombia, construir la Paz nos obliga a dejar a un lado los egoísmos, los odios y rencores, procurando, ante todo, entre nosotros los caminos necesarios para el perdón y la reconciliación, porque la violencia nos ha enseñado que es preferible tener ilegales hablando que disparando o pensando en hacerle daño a la población.

Con todo respeto, sugiero que los Directores de los Medios de Comunicación soliciten un diálogo con el Presidente Juan Manuel Santos Calderón sobre los temas de la paz y la negociación en la Habana.

Fraternalmente,
Angelino Garzón
Vicepresidente de Colombia