Colombianos por la paz exigen a las Farc pronunciarse sobre masacre en Caquetá

Este grupo activista por la paz pidió a la guerrilla que aclare si es el responsable del asesinato de 14 policías.

El grupo Colombianos y Colombianas por la paz que lidera la senadora Piedad Córdoba exigió de parte de las Farc respuestas claras en torno a la muerte de 14 policías en Doncello (Caquetá).

Además, en una carta pública este domingo señalan que este hecho "merece nuestro absoluto rechazo".

Carta de Colombianos y Colombianas por la paz

De acuerdo con versiones de algunos medios de información, el día miércoles 1 de septiembre de 2010 a las 7:30 p.m., en jurisdicción de Doncello, Caquetá, un grupo de guerrilleros del frente 14 de las FARC EP atacó con siete cargas explosivas al paso del automotor en que se transportaba un Escuadrón Móvil 42 de Carabinero.

Posteriormente agregan, atacaron con fusiles el vehículo policial, y algunos agentes fueron rematadas con tiros de gracia, además, los guerrilleros usaron gasolina para incinerar los cuerpos de los agentes estatales

Si las afirmaciones de los medios de información son verdaderas sobre este acto de guerra, la aniquilación de los combatientes con la quema de sus cuerpos, luego de que estos caen heridos o muertos, merece nuestro absoluto rechazo.

No todo método en la guerra es válido y se ha infringido gravemente el derecho humanitario y la ética que enmarcan las expresiones rebeldes.

Llamamos a la guerrilla de las FARC EP a pronunciarse públicamente acerca de lo sucedido, precisando su responsabilidad o no, en los métodos usados contra los combatientes policiales. Esas técnicas de guerra afrentan la dignidad humana de los combatientes.

Nuestra solidaridad con las familias de los policías y con todas las familias de los quienes han perdido la vida en los últimos días en el marco del desarrollo del conflicto armado interno que vive Colombia.

Colombianas y Colombianos por la Paz seguirá abogando a través del intercambio epistolar y sus buenos oficios, para que sea posible una apuesta por el diálogo político, para la humanización de la guerra y la solución negociada al conflicto social y armado.

Creemos que la guerra no es la salida.