Organización de campesinos desplazados recibió premio de paz

El premio de paz de Colombia Antonio Nariño, lo otorgan las embajadas de Francia y Alemania.

Una organización de campesinos desplazados que lucha por la restitución de sus tierras, con dos de sus líderes asesinados en los tres últimos meses, ganó este jueves el premio de paz de Colombia Antonio Nariño, que otorgan las embajadas de Francia y Alemania.

La Asociación de víctimas para la restitución de tierras y bienes, creada en 2005 cuando comenzó la desmovilización de la organización paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia, fue escogida de entre 24 candidaturas, informó en una rueda de prensa el embajador francés Jean Pierre Vaandorne.

Esta es la primera vez que se concede este premio.

Carmen Palencia, representante de la organización, agradeció el reconocimiento en nombre "de las víctimas que hoy ven muy difícil recuperar sus bienes y forma de vida digna, y en memoria de 48 líderes reclamantes de tierras asesinados" en los últimos dos años y medio.

Esta asociación ha sido blanco de diversos ataques a sus líderes en los meses recientes, luego de que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos anunciara un proyecto de reparación a las víctimas del conflicto armado que contempla la restitución de unas 500.000 hectáreas anuales hasta el fin de su mandato en 2014.

El más reciente fue el asesinato en la zona de Urabá (Antioquia, noroeste) de su dirigente Oscar Maussa, el pasado 24 de noviembre, quien desde 2007 había denunciado amenazas de paramilitares y contaba con medidas de protección de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Además, el pasado 20 de septiembre fue asesinado en la misma región Hernando Pérez, otro líder de desplazados, y en octubre, Hernando León Enamorado, también dirigente campesino de la zona, sufrió un ataque a balas que lo dejó gravemente herido.

Desde su creación la Asociación de víctimas para la restitución de tierras y bienes ha logrado recuperar 3.000 hectáreas, destacó Christian Salazar, representante en Colombia de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

"Quizás 3.000 hectáreas no parece una cifra alta a nivel nacional, pero lo han hecho pagándolo con sangre y con el alma", dijo Salazar.

Temas relacionados