Primer foro sobre inclusión laboral de Best Buddies Colombia

hace 24 mins

Termina la segunda ronda

Con un parte de tranquilidad y de compromiso para seguir discutiendo los cinco puntos pactados en el acuerdo general para la terminación del conflicto, las delegaciones del Gobierno y las Farc entraron en un receso de fin de año.

El vocero del Gobierno, Humberto de la Calle, anunció un receso que irá hasta el 14 de enero de 2013.  / EFE
El vocero del Gobierno, Humberto de la Calle, anunció un receso que irá hasta el 14 de enero de 2013. / EFE

En medio de “un ambiente de respeto y espíritu constructivo”, tras 21 sesiones y más de 100 horas de trabajo, la mesa de diálogos de paz en La Habana (Cuba) entre el Gobierno y las Farc entró a un receso que irá hasta el 14 de enero de 2013, luego de terminar el tercer ciclo de conversaciones.

En un comunicado conjunto, las dos partes informaron que a lo largo de estos días avanzaron en la discusión del tema agrario, en donde escucharon a varios expertos sobre la materia. También agradecieron las numerosas propuestas enviadas a través de la página de internet de la mesa de conversaciones y celebraron el éxito del foro agrario que se llevó a cabo esta semana en Bogotá.

“La participación ciudadana fue plural, organizada y tolerante; las propuestas serán útiles para nuestras discusiones”, dice el comunicado.

Cada delegación se comprometió a realizar en este tiempo varias tareas relacionadas con la política agraria, con el fin de estudiar en enero próximo las propuestas concretas que permitirán esbozar acuerdos sobre un tema que ha sido causa y consecuencia del conflicto armado en el país durante 50 años.

‘No tenemos qué negociar, sí mucho que exigir’: Farc

A manera de balance de la segunda ronda de negociaciones entre las Farc y el Gobierno en La Habana (Cuba), Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, jefe de la delegación de la guerrilla, sostuvo que no van a dejar de discutir el modelo social y económico del país. “Las Farc no están en proceso de negociación, pues nada tenemos que entregar sí mucho que exigir como parte de esa ingente masa de desposeídos que claman por tierra, vivienda, salud, educación y verdadera democracia”, expresó .

Márquez también advirtió que las Farc han cumplido con el cese al fuego unilateral que decretaron desde el 19 de noviembre. “Ese cese al fuego lo hemos cumplido de manera rigurosa”, enfatizó el comandante guerrillero.
A su vez, Rodrigo Granda , más conocido como Ricardo Téllez, miembro del equipo negociador de la insurgencia, explicó que “estamos en un momento de precalentamiento. No podemos decir que se ha hecho un extraordinario avance, pero hemos tenido discusiones muy importantes. Vamos a trabajar con equilibrio, con paciencia y sin pausa”.

Por su parte, Jesús Santrich, también negociador de las Farc, afirmó que “nosotros hemos llegado a la mesa por principio y por convicción. Desde los orígenes de las Farc ha sido fundamento esencial mantener las puertas del diálogo abiertas para encontrar los caminos que establezcan la justicia social sin necesidad del desangre patrio (...). Por eso, en este momento, no podemos menos que calificar de necias las palabras de quienes atribuyen a la presión militar nuestra vocación de paz. El pueblo colombiano sabe que las Farc no son susceptibles de chantajes ni de presiones”.

Santrich evidenció la preocupación de la guerrilla por los pronunciamientos del Gobierno que apuntan a restringir la participación popular, que precisamente ha sido uno de los avances tangibles de la mesa de diálogos, que dispuso de tres herramientas para permitirla: los buzones en las alcaldías y gobernaciones, la página de internet para enviar propuestas y el foro de política de desarrollo agrario integral, encargado a la Universidad Nacional y la ONU, y que fue realizado esta semana en Bogotá.

La meta es el fin del conflicto

Con un discurso en el que dejó clara la voluntad de avanzar en una solución dialogada del conflicto entre el Gobierno y las Farc, pero afirmando que bajo ningún motivo está en juego el cambio de modelo de desarrollo ni el sistema democrático de gobierno de Colombia. El jefe de la delegación del Gobierno para los diálogos de paz, Humberto de la Calle Lombana, dio un parte de tranquilidad frente al avance de la negociación que se está adelantando en La Habana (Cuba) y que ayer cumplió su segunda etapa.

Haciendo énfasis en el tema que se ha venido tratando entre los equipos negociadores del Gobierno y las Farc: la política de desarrollo agrario integral, el jefe negociador destacó la participación activa de la sociedad civil a través de diferentes escenarios que han servido como insumos para las discusiones que se están llevando a cabo en Cuba. Por este motivo señaló: “Les pedimos a los colombianos que envíen sus propuestas. La ciudadanía puede estar segura de que sus propuestas serán valoradas apropiadamente”.

De la Calle Lombana también destacó los aportes realizados a través de la página web y el respaldo que han tenido, en La Habana, con las opiniones y los testimonios de expertos y campesinos que fueron escuchados de manera directa por la mesa. Además, se refirió a la masiva participación en Bogotá del foro “Desarrollo Agrario Integral, con enfoque territorial”, organizado por la ONU y la Universidad Nacional. Las conclusiones llegarán a la mesa de diálogo el próximo 8 de enero cuando inicie la tercera etapa de la discusión sobre el tema agrario.

Aunque la declaración de Humberto de la Calle fue racionalmente esperanzadora frente a los avances de la negociación, también fue claro al señalar que el camino es espinoso. “Nos quedan aún cinco puntos más, todos sensibles y vitales. Están la participación política, fin del conflicto, qué pasa por la dejación de las armas por parte de las Farc y su reincorporación a la vida civil, solución al problema de las drogas ilícitas y garantías. En el tema de víctimas, particularmente importante, se busca encontrar la verdad y discutir los derechos de las víctimas”, concluyó.

El jefe negociador, Humberto de la Calle, dijo que todos los esfuerzos que se están adelantando entre Gobierno y Farc para lograr una negociación en la que se dé fin al conflicto y se construya una paz estable y duradera dependen también de la participación de los ciudadanos, porque se refieren “a un anhelo nacional que trasciende los legítimos intereses particulares”.

Finalmente, De la Calle explicó que el mandato que les ha otorgado el presidente a los miembros de la delegación es el de buscar el fin del conflicto dentro del marco de la Constitución. “Esta no será una paz a cualquier precio, será una paz dentro de la Constitución y la ley, y allí están consagrados los derechos de cada quien, pero también los deberes”, afirmó.