Apoyo a Íngrid es perjudicial, dice Santos

El vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, aseguró que la movilización de los comités de apoyo a la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt, eleva su "precio" y hace más difícil su liberación.

En declaraciones en Washington y después de participar en una conferencia del Diálogo Interamericano, Santos consideró comprensible el apoyo que recibe Betancourt en Francia y en Bélgica por parte de comités cívicos.

Sin embargo, advirtió que esa movilización podría perjudicar las negociaciones con las Farc, para lograr su liberación. "El entendible apoyo de los comités y de distintos municipios lo que ha hecho es elevar el precio a Íngrid Betancourt y probablemente condenarla casi a que no pueda ser liberada o ser liberada en última instancia, precisamente por el valor que le han otorgado", señaló Santos.

El Vicepresidente aseveró que para las Farc los secuestrados son "mercancía y no seres humanos: son un bulto de papa o un kilo de coca, que es con lo que los miembros de la guerrilla negocian todo el día y cuanto más precio pueden sacar de esta mercancía más van a tratar de hacerlo".

A juicio de Santos, los comités de apoyo a la ex candidata presidencial "desafortunadamente" han pensado que sus iniciativas "conmueven" a las Farc, cuando, por el contrario, "lo que hacen es fortalecer su crueldad y su capacidad negociadora".

Insistió en que lo que hace el Gobierno francés para lograr la liberación de Betancourt es "distinto" de los comités cívicos, pues considera que las acciones del presidente Nicolas Sarkozy, no han subido "drásticamente" el valor de la política secuestrada.

En este sentido, Santos valoró el "cambio radical" de la actitud del gobierno galo frente a sus antecesores, porque ahora hay una "firmeza" contra las Farcpara lograr la liberación de los secuestrados.

Santos negó, además, que el Gobierno francés ejerza "presión" sobre el colombiano para negociar con ese grupo subversivo: "estamos trabajando para encontrar una salida conjunta a la liberación de todos" los cautivos, aclaró.

En cuanto a los tres estadounidenses, Santos dijo que la embajada de Estados Unidos en Colombia está trabajando "muy duro" para asegurar que todos los secuestrados puedan ser liberados sanos y salvos. Para el vicepresidente, la decisión de EE.UU. de no hacer su caso tan público como Francia "es una buena decisión".

El objetivo de la visita de Santos a Washington es movilizar a la comunidad diplomática internacional para que condene de manera más visible las prácticas de secuestro de la guerrilla.

"Si somos capaces de mover la opinión pública podemos lograr una presión sobre las Farc que no han sentido nunca", señaló el vicepresidente. "Es una bola de nieve que hemos echado a rodar", explicó
Santos agregó que hay otros "puntos de presión" que el Gobierno aún no ha tocado, como la concesión de visados a personas cercanas a las Farc y otras medidas.

Preguntado sobre si el Gobierno descarta el uso de la Fuerza Pública para liberar a los secuestrados, Santos contestó que el Ejecutivo "no puede renunciar a este tipo de procedimientos", porque hacerlo significaría socavar la política de seguridad del Estado y poner en peligro a los colombianos.

Temas relacionados