Buscan salidas para lograr liberación de Ingrid

Durante una hora y media, la senadora Piedad Córdoba estuvo reunida con delegados de la Embajada de Francia, en compañía de la madre de Ingrid, Yolanda Pulecio. El grupo buscaba mecanismos para lograr la liberación de la ex candidata presidencial y demás secuestrados.

Sin embargo, a su salida de la sede diplomática, la Senadora no entregó declaraciones a los medios de comunicación.

“Señora Presidenta (Nancy P. Gutiérrez), Ingrid está muy mal”. Así se refirió la senadora Piedad Córdoba al estado de salud de la ex candidata presidencial.

En mitad de la Plenaria que adelantó la Corporación este miércoles, la Legisladora liberal confirmó la crisis de Ingrid Betancourt e indicó que fue llamada a una reunión urgente por representantes de la Embajada de Francia. “Yo no puedo seguir aquí sentada, con quórum ni siquiera deliberatorio, por eso solicitó muy respetuosamente mi retiro del Senado y voy para la Embajada Francesa”, dijo la dirigente liberal en pleno auditorio.

A este encuentro diplomático acompañó a Piedad Córdoba la presidenta de la Comisión de Paz del Senado, Gloria Inés Ramírez.

Entre tanto, se confirmó que el avión ambulancia que salió desde Villacoublay, en Francia, aterrizará en cualquier punto del sur del continente, después de una pequeña escala en las Antillas. Sus pasajeros, al menos un emisario y un médico, según publicó Le Monde, esperarán en el lugar que no será revelado, mientras se da la confirmación del lugar hacia donde deben dirigirse.

El periódico francés reveló que Daniel Parfait, director de las Américas y el Caribe del gobierno francés y ex embajador en Colombia; y Noel Saez, antiguo cónsul de Francia en Bogotá, partieron con la misión humanitaria.

La misión humanitaria fue organizada por los gobiernos de Francia, España y Suiza, los mismos que desde hace varios años sirven como mediadores entre el Gobierno y las Farc en busca de un acuerdo humanitario.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Desafíos de la búsqueda de los desaparecidos

Opinión: Deseamos mal

Un niño menos para las pandillas de Quibdó