Colombia a una sola voz por la libertad

Una vez más los colombianos exigieron a los grupos armados la liberación de todos los secuestrados. La gran marcha del 20 de julio, rindió un homenaje sentido a los que aún se encuentran privados de su libertad.

La cita fue en el Parque de Lourdes a las 9 de la mañana,  donde miles de personas con camisetas blancas y banderas tricolor, se  unieron en un mismo lema.

¡No te quedes sentado, mientras tu hermano está secuestrado!, eran algunas de las consignas que repitió la multitud, que se desplazó de  forma pacífica hacia el Parque Simón Bolívar.

“Lo importante de esta clase de manifestaciones, es que nos solidaricemos con las víctimas de este flagelo, que hagamos eco en la sociedad y que el mundo se dé cuenta que Colombia es un país unido, luchador y que no se vence ante las adversidades”, afirmó Luis Enrique Delgado uno de los miles de manifestantes que salió a  pedir por la liberación de los secuestrados que en su mayoría se encuentran en poder de las Farc.

Según un reporte de la Fundación País Libre, entre las Farc y el Eln, habría actualmente casi un millar de secuestrados en manos de esas organizaciones y la cifra no incluye a plagiados por la delincuencia común.

En el informe, se establece que el Eln tendría en la actualidad en su poder un total de 240 secuestrados "extorsivos" o a cambio del pago de un rescate y que al menos 50 de esos rehenes tienen ocho años en cautiverio.
 
“No solo las Farc, han acabado con la tranquilidad de los colombianos, también el Eln y las bandas emergentes, que han adquirido nuevas formas de acabar con la paz de todos”, agregó María Inés madre de un oficial del Ejército, secuestrado en el año 1991.

El rechazo al secuestro fue contundente, en el trayecto cada vez más personas se unían al clamor que se sintió, no sólo en Bogotá, sino también en Cali, Barranquilla, Cartagena, Bucaramanga y otras muchas ciudades y pueblos del territorio nacional.

“Repudiamos el secuestro porque es un delito atroz, de lesa humanidad que atenta contra la dignidad humana y porque valoramos la vida como derecho fundamental que no debe ni puede tener precio alguno”, agregó la hermana Luz Estella Lozada, de la comunidad salesiana, quien también asistió a la marcha.

En esta movilización unas 40.000 personas se congregaron en el parque Simón Bolívar, donde el Gran Concierto Nacional reunió por vez primera en la historia a la Orquesta Filarmónica de Bogotá y la Sinfónica Nacional.

Además se unieron las bandas de rock Aterciopelados y Doctor Krápula, cuya canción "Bam- Bam", en la que se pide el fin de los disparos y la violencia del país, fue coreada por un público que se mostró unánime en sus grito por la paz.

La marcha que invadió por más de cuatro horas las calles de Bogotá, terminó con un profundo y contundente clamor de libertad y con la esperanza de que el mensaje sea escuchado por los captores de los miles de secuestrados, de los cuales 700 están en poder de las Farc.

“Los queremos de nuevo en casa, ¡Libérenlos ya!”.

últimas noticias