"El asesinato de 'Raúl' dinamitó la negociación de Chávez y Piedad"

El guerrillero de la cúpula de las Farc Iván Márquez, ahora haciendo como vocero de los insurgentes, reapareció, reconoció que les dolió la muerte de 'Raúl Reyes' y aseguró que la liberación de los secuestrados depende del despeje.

El guerrillero 'Iván Márquez', miembro de la cúpula de las Farc, aseguró que "están por ahora clausuradas” las posibilidades de continuar con la liberación de secuestrados.

"El asesinato de 'Raúl'dinamitó la estructura de negociación construida por el presidente (de Venezuela) Hugo Chávez y la senadora (colombiana) Piedad Córdoba. Ellos lograron cosas impensables hasta hace muy poco, resultados alentadores como la liberación de cinco congresistas", señaló Márquez, en una entrevista publicada por el periódico argentino Perfil y hecha por Patricio Echegaray, dirigente comunista argentino cuya fotografía con Raúl Reyes provocó una ardua polémica al ser confundido con un Ministro de Ecuador.

Frente a la muerte de 'Raúl Reyes' aseguró: "Ha sido un golpe muy fuerte para las Farc. Se trataba de un comandante muy valioso, que cayó buscando los caminos para una solución política de la situación de los prisioneros. El canje es imprescindible para abrir las puertas de la paz en Colombia". "Nuestro objetivo estratégico fundamental es la paz, y si nos hemos alzado en armas es por la paz de este país", consideró 'Iván Márquez', alias de Luciano Marín Arango.

El guerrillero también calificó como "muy valerosa” la actitud de Yolanda Pulecio, madre de la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt, secuestrada por las Farc desde el 23 de febrero de 2002. "Creo que lo expresado últimamente surge de esa amargura de encontrar siempre oídos sordos en el presidente (de Colombia, Álvaro) Uribe. Ella ve en Hugo Chávez la única esperanza y tiene razón", sostuvo en referencia a las críticas que ha esgrimido Pulecio por la "falta de interés” de Uribe para liberación de secuestrados.

En este sentido, el dirigente guerrillero afirmó que para retomar el acuerdo humanitario "solamente queda la vía del despeje militar, por 45 días, de Pradera y Florida (Valle del Cauca)", una demanda que realizan las Farc "desde hace mas de tres años”.
 
'Iván Márquez' dijo que una vez verificado el despeje militar, los portavoces de la guerrilla acordarían con el Gobierno los términos del intercambio en territorio colombiano. "Apenas nosotros recibamos a los guerrilleros presos en las cárceles estaríamos entregando también a la gente que está con nosotros", indicó.

El guerrillero insistió en que las Farc aspira "a sacar de la cárcel a unos 500 guerrilleros", pero el presidente, Álvaro Uribe, "ha colocado una cantidad de condiciones inamovibles". Y agregó: "A Uribe no le importa el clamor humanitario de los familiares de los prisioneros. Aunque Uribe esta obligado a realizar acciones para preservar la vida de estas personas no mueve un dedo. Por el contrario, todos los días imparte órdenes a sus generales para que intenten un rescate a sangre y fuego de los prisioneros. Es una actitud irresponsable".

Además, advirtió que en "caso de un desenlace fatal de los acontecimientos, el presidente Uribe y el Estado de Colombia serán los responsables". En cambio, consideró que Chávez "ha desarrollado un esfuerzo desinteresado para concretar el canje" con el fin de alcanzar "la paz de Colombia", pero Uribe "ha pretendido sacarlo de la intermediación, siendo que es la única intermediación que ha podido mostrar resultados concretos".
 
En este marco, 'Iván Márquez' desmintió que las Farc haya recibido armas y dólares de Venezuela y también sostuvo que la guerrilla no ha tomado "ningún contacto” con el avión médico enviado a Colombia por el gobierno francés. El guerrillero aseguró que en enero pasado le indicaron al Comité Internacional de la Cruz Roja, que había solicitado a las Farc permitir el ingreso de una misión médica para atender a los secuestrados, que esa propuesta "era inviable debido a los riesgos militares que entrañaría darles las coordenadas de un lugar".
 
"A nosotros nos interesa preservar la vida de nuestros prisioneros de guerra. Los médicos guerrilleros brindan la mejor atención posible a nuestros prisioneros", afirmó.