"El operativo fue una epopeya militar y un homenaje a los Derechos Humanos": Uribe

<p>El presidente Álvaro Uribe felicitó a las Fuerzas Militares e instó a las Farc a respetar la vida de los secuestrados que aún mantienen en su poder, así como la Fuerza Pública respetó la vida de los guerrilleros que custiodaban a las personas liberadas. </p>

En una alocución en cadena de radio y televisión, Uribe dijo que las Farc deben entender que "la (política de) seguridad democrática no es un fin en sí mismo, sino un camino a la paz total".

"Esa es la invitación a las Farc para que hagan la paz. Hemos mantenido siempre la disposición, que empiecen liberando a los secuestrados que aún tienen en su poder", afirmó el mandatario. Uribe se dirigió al país para comentar el rescate militar de quince secuestrados que pasaron años en manos de las Farc, entre ellos la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y once militares y policías.

El jefe de Estado compareció en un salón de la Casa de Nariño flanqueado a su derecha por doce de los ex secuestrados, que vestían todavía las ropas con las que volvieron a la libertad, y a la izquierda por el gabinete en pleno y el mando militar. Los estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves ya regresaron a su país.

El gobernante colombiano mencionó a todos y cada uno de los liberados y abundó en elogios para su ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, y para la cúpula militar, pero también recordó la muerte de otros cautivos en operaciones de rescate.

Aseguró que el país no ha olvidado a los secuestrados y prometió que seguirá luchando hasta que todos los cautivos sean liberados. "No los olvidamos un día. A las familias de quienes siguen secuestrados, nuestro compromiso, no los olvidaremos ni un momento hasta que todos regresen a la libertad", enfatizó.

El presidente señaló que la "Operación Jaque", que condujo al rescate de los cautivos en una zona selvática entre los departamentos de Guaviare y Vaupés, "fue un operativo de perseverancia que ha probado la inteligencia de los colombianos". Destacó que cuando el helicóptero usado en la operación levantó vuelo con los 15 secuestrados y dos rebeldes que los custodiaban, "no se disparó contra los guerrilleros" que quedaron en tierra, que el general Mario Montoya, comandante del Ejército, calculó en unos 60 en las inmediaciones, para mostrar la buena voluntad del Gobierno.

Según Uribe, la decisión de no disparar contra los rebeldes fue "un mensaje no de palabra, sino de hechos, para que traten bien a los compatriotas secuestrados y para que los regresen a la libertad". Antes de la alocución, la televisión mostró imágenes de Uribe y de los liberados mientras entonaban el Himno Nacional, con una Betancourt sonriente al lado del gobernante.