Estadounidenses rescatados le piden a las Farc liberar a demás secuestrados

Marc Gonsalves, Tom Howes y Keith Stansell, en poder del grupo insurgente desde el 13 de febrero de 2003 y liberados el 2 de julio pasado, agredecieron al presidente Álvaro Uribe por la operación de rescate, no sin antes abogar por los que aún siguen en la selva. "Son Terroristas, con T mayúscula", dijo uno de ellos.

Tomas Howes sonrió e hizo una señal de triunfo con los pulgares levantados en una ceremonia que tuvo lugar el Fuerte Sam Houston, en Texas, Estados Unidos, para darle la bienvenida a su libertad y la de sus dos compañeros. "Estamos bien, pero no olvidaremos a los que se quedaron atrás en cautiverio".

De igual forma, y en alusión a las Farc, Marc Gonsalves señaló: "Dicen que lo que quieren es la igualdad y una Colombia mejor, pero todo eso es una mentira para justificar sus actos criminales" Y agregó: "No son revolucionarios, son Terroristas, con T mayúscula. Se niegan a respetar los derechos humanos y rechazan la democracia".  

Keith Stansell, el otro estadounidense liberado, pidió privacidad ahora que se reencontró con su esposa, la colombiana Patricia Medina, con quien tuvo a los gemelos, que hasta ahora conoce.  "Gracias a mi país que nunca me olvidó", aseguró mientras tocaba la bandera estadounidense a sus espaldas, a la vez que calificó de "heroicas" las acciones de los militares colombianos involucrados en su rescate.

Los estadounidenses, que terminaron pidiéndole a las Farc liberar a todas las personas que mantienen en cautiverio, fueron presentados junto a sus familias ante los medios de comunicación de Estados Unidos a través de una rueda de prensa que resultó ser muy emotiva y llena de ovaciones por parte de los presentes.  

Previa a esta intervención, en un texto que el ejército norteamericano dio a conocer el viernes por la tarde, los ex rehenes dieron las gracias a sus familias, al Ejército colombiano y al gobierno estadounidense, "que nunca se olvidó de nosotros". Y agregaron: "Durante cinco años y medio muy largos, todos esperábamos que llegara este día....Ahora que eso ha ocurrido, estamos llenos de emoción. El amor y la alegría que sentimos son indescriptibles".

Los tres estadounidenses — Keith Stansell, Marc Gonsalves y Thomas Howes — han estado recibiendo atención médica en el centro Brooke del ejército, en el fuerte Sam Houston en San Antonio. Los tres trabajaban para una subsidiaria de Northrop Grumman Corp. cuando su avión, parte de un equipo de reconocimiento para detectar drogas, acabó en la selva del sur de Caquetá, el 13 de febrero de 2003 debido a una falla técnica.

En el comunicado, emitido el 4 de julio, Día de la Independencia estadounidense, los norteamericanos dijeron: "No podemos pensar en un momento mejor para dar las gracias a nuestros conciudadanos por nunca darse por vencidos sobre nuestro caso, por nunca olvidarnos, por siempre creer que, algún día, volveríamos a casa al país que amamos".