Las Farc rechazan misión humanitaria francesa

En un comunicado fechado el 4 de abril, el grupo subversivo aseguró que la misión no es conveniente porque no fue concertada con las Farc, por lo que no facilitarán que la comisión francesa brinde atención médica a Íngrid Betancourt y a los demás secuestrados.

En la comunicación, publicada este martes por la Agencia Bolivariana de Prensa, las Farc aseguran que la misión médica dispuesta por el gobierno francés, con apoyo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), está lejos de ser el resultado de una concertación entre las partes y es consecuencia "de la mala fe de Uribe ante el gobierno del Elíseo, y una burla desalmada a las expectativas de los familiares de los prisioneros".

La guerrilla reitera que no actúa ni actuará bajo lo que considera "chantajes ni bajo el impulso de campañas mediáticas" y agrega que si el gobierno hubiera autorizado el despeje de los municipios de Florida y Pradera por 45 días, tanto la ex candidata presidencial, como los demás secuestrados y los guerrilleros presos ya estarían en libertada y "sería la victoria de todos".

El grupo subversivo explica que con la liberación unilateral de cinco congresistas y la ex candidata a la Vicepresidencia Clara Rojas, a inicios de 2008, “fue ante todo un gesto de generosidad y voluntad política de las Farc, no de debilidad o resultado de una presión, como equivocadamente lo asume el gobierno del señor Uribe”.

En ese sentido, las Farc aseguran que desde la última liberación unilateral, llevada a cabo el 27 de febrero, han estado a la espera de que el Gobierno Nacional autorice el despeje militar para concertar un acuerdo humanitario, pues, según explican, “los guerrilleros presos en las cárceles de Colombia y los Estados Unidos, son nuestra prioridad. Rechazamos la calificación amañada del delito político que pretende impedir que los guerrilleros salgan de las cárceles”.

“Herida de muerte al intercambio humanitario”

En el tercer punto del comunicado emitido por las Farc, el grupo subversivo asegura que la muerte de Raúl Reyes, ocurrida el primero de marzo anterior, durante un operativo de las Fuerzas Militares en la frontera con Ecuador, “hirió de muerte la esperanza de intercambio humanitario y de paz. Quien ordena a sus generales el rescate militar a sangre y fuego, no quiere el canje. Quien ofrece millones de dólares instando a la deserción con prisioneros, no está por el intercambio”.

Según el estado Mayor de esa guerrilla, este hecho se dio justamente cuando las Farc “propiciábamos hechos palpables en dirección al canje de prisioneros”.

La agrupación insurgente concluye diciendo que el primer Mandatario es la primera barrera para el acuerdo humanitario. “Eso es Uribe: el obstáculo principal y el enemigo número uno del canje. Por eso le apuesta irresponsablemente, todos los días, al desenlace fatal”.

Temas relacionados

 

últimas noticias