Gobierno propone a guerrilleros que deserten con los secuestrados

Previo a su viaje a Argentina, el presidente Álvaro Uribe, instó a los guerrilleros que vigilan a los secuestrados a que deserten con ellos.

En declaraciones en el aeropuerto El Dorado, de Bogotá, antes de viajar a Buenos Aires para asistir a la toma de posesión de la presidenta de Argentina, Uribe dijo que "ofrecemos todos los beneficios jurídicos, todo el apoyo para aquellos que desmovilicen sus cuadrillas y traigan consigo a los secuestrados".

El presidente formuló "un llamado a los guerrilleros que están cuidando -léase torturando- a los secuestrados, para que recapaciten".

Este viernes, el mandatario acogió una propuesta de la Iglesia católica y planteó una "zona de encuentro" de 150 kilómetros cuadrados para definir el acuerdo de intercambio humanitario con las FARC, que no han contestado a la iniciativa.

La zona de encuentro, según las condiciones puestas por el Gobierno, debe estar en un lugar despoblado y sin puestos de fuerza pública, su estatus se mantendría durante 30 días y los contactos para definir el acuerdo se celebrarían con presencia internacional.

Uribe volvió a referirse al lugar, que "debe ser una zona rural, en sitio no poblado, área aproximada de 150 kilómetros cuadrados, donde no haya instalaciones y presencia militar y policiaca que remover o desplazar". Subrayó que la oferta de esa "zona de encuentro" será manejada exclusivamente por dignatarios de la Iglesia Católica.

También anunció un fondo de 100 millones de dólares en el Ministerio de Defensa para pagar recompensas y hoy precisó que las gratificaciones se pagarán según la importancia de la colaboración.

Además, el mandatario recordó que recientemente el Ejército detuvo a tres presuntos milicianos urbanos de las FARC que tenían en su poder pruebas de supervivencia de 16 de los 45 secuestrados, entre ellos de Ingrid Betancourt, ex candidata presidencial. No obstante, reclamó las pruebas de supervivencia del resto de los 45 rehenes.

Además, apoyó las peticiones para que una misión del Comité Internacional de la Cruz Roja pueda llegar a los sitios en los que están varios de los secuestrados en precarias condiciones de salud y "evitar que continúe el deterioro síquico y físico".

El gobernante agregó que "es importante que el mundo sepa que esta tragedia la ha vivido Colombia durante 50 años, que así como han torturado a estos compatriotas, han torturado a miles".

Uribe insistió a los rebeldes en que "en lugar de seguir causando ellos ese dolor a los secuestrados, a las familias, al mundo entero, inmediatamente recobren la libertad para los secuestrados y para ellos mismos, y el Gobierno les ofrece todos los beneficios jurídicos, toda la protección, todo el apoyo".

Temas relacionados
últimas noticias

La bitácora de la paz con las Farc