"Hermano secuestrado estamos a tu lado"

La multitudinaria marcha en la localidad de Chapinero no tuvo discriminación alguna. Niños, abuelos, vendedores ambulantes, desplazados por la violencia, familiares de secuestrados, políticos, actores, cantantes, comunidad Lgbt y hasta mascotas, participaron sin importar su condición y clase social, porque el único objetivo era repudiar  el secuestro.

Este 20 de julio, Día de la Independencia de Colombia, el secuestro fue rechazado por millones de personas en todas partes del mundo.  Bogotá tuvo seis puntos neurálgicos en los que se aglomeraron miles de capitalinos para unirse de corazón con las 3.000 personas que están privadas de la libertad por los grupos subversivos. Uno de los puntos de concentración masiva fue en la calle 72 con carrera séptima, en el que más de 30 mil personas se unieron en una sola voz para clamar por la libertad y rechazaron tajantemente el terrorismo,  no sólo en Colombia sino en todos los rincones del mundo.

Durante cinco horas,  la 72 estuvo inundada de camisetas blancas, globos, pitos, cornetas, que amenizaban la fiesta de la independencia. Un día soleado fue perfecto para que ninguno cesara su grito de libertad.

El patriotismo nacional fue el protagonista este domingo, los jóvenes se hicieron sentir y sentaron el precedente, no con palabras sino con hechos, que la unión hace la fuerza.  Un grupo de universitarios, por iniciativa propia, construyeron una pancarta de 100 metros en la que decía: “Por favor no te rindas, Colombia no te ha olvidado, tus cadenas pesan sobre todos nosotros, tu país ora y espera por ti, no pierdas la esperanza”.

Igualmente,  los desplazados por la violencia, quienes también han padecido el terrorismo, se unieron para pedir por la paz. Juan Carlos Muñoz Días, es uno de ellos, él marchó descalzo  y encadenado de manos a pies, desde la calle 100 con carrera 15.

El secuestro se ha convertido en el tema más importante de todos los países del mundo, es tan relevante y de la misma forma tan repudiado por toda la sociedad, que hasta los niños gritan con propiedad “hermano secuestrado estamos a tu lado”.

Logística y organización de la marcha en Chapinero

La alcaldía dispuso una tarima, 16 parlantes, una cabina de sonido, un punto de hidratación con un tanque de 500 litros de agua, 850 policías de tránsito, 350 uniformados de la Policía Metropolitana de Bogotá y cerca de 150 barreras de seguridad.

Una de las medidas de seguridad para la marcha fue retirar a los vendedores ambulantes de la zona, aunque algunos se hicieron un muy buen negocio vendiendo, pitos, cachuchas, ponchos, camisetas, banderas, cornetas y globos, porque eso sí estaba permitido.

Los edificios que están ubicados en la 72 con séptima se solidarizaron con la causa y prestaron su electricidad para hacer posible el cubrimiento de la marcha.


El costo de los accesorios

Bandera de Colombia pequeña: 5.000

Bandera de Colombia grande: 25.000

Cachucha ¡Libérenlos Ya!: 5.000

Pito: 1.000

Corneta: 4.000

Camiseta ¡Colombia Soy Yo!: 5.000

Poncho ¡Libérenlos Ya!: 7.000

Sombrero tricolor: 10.000

 

Temas relacionados

 

últimas noticias