Kirchner sería garante de la liberación de los secuestrados

Francia invitó al ex presidente argentino a participar como garante en la liberación de tres de los secuestrados, que se daría próximamente en Colombia o en Venezuela.

Kirchner "evalúa" esa posibilidad y es "probable" que acepte, aseguró una fuente oficial que habló con el diario argentino Página/12.

La participación del ex mandatario (2003-2007) obedece a una invitación del presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien el 6 de diciembre pasado, mediante una carta, pidió al Ejecutivo argentino que interviniera para lograr un acuerdo humanitario entre el grupo guerrillero y el Gobierno Nacional

Tanto Kirchner como su esposa y quien le sucedió en el gobierno, Cristina Fernández, han manifestado la disposición de Argentina de colaborar para lograr la liberación de los plagiados en poder de las Farc.

Yolanda Pulecio, madre de la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt, y la senadora Piedad Córdoba asistieron el pasado 10 de diciembre a la investidura presidencial de Fernández, quien al día siguiente les ofreció "todo su apoyo" en una reunión privada.

Fernández también trató el tema con el presidente, Álvaro Uribe, y el primer ministro francés, François Fillon, presentes cuando asumió el poder.

Ex presidentes piden a las Farc reconsiderar propuesta de Uribe

Mientras tanto, los ex presidentes Belisario Betancur (1982-1986), César Gaviria (1990-1994) y Ernesto Samper (1994-1998) instaron a las Farc "a reconsiderar positivamente" la propuesta de una "zona de encuentro" que derive en un acuerdo humanitario que permita la liberación de los secuestrados.

"Pedimos a las FARC reconsiderar positivamente la propuesta de una zona de encuentro humanitario del presidente Uribe", dijo Samper, al leer un comunicado de los tres ex gobernantes dirigido a ese grupo guerrillero.

Asimismo, los ex mandatarios pidieron "que alternativamente formulen las consideraciones que permitan llegar a un entendimiento rápido sobre el acuerdo humanitario".

Samper leyó el documento en la Plaza de Bolívar, en una concentración de centenares de personas que prendieron miles de velas en una manifestación por la firma de un acuerdo humanitario que derive en la liberación de los plagiados.

Uribe aceptó el 30 de noviembre una propuesta de la Iglesia Católica para crear una "zona de encuentro" de 150 kilómetros cuadrados para hablar con las Farc sobre un intercambio de 45 secuestrados por500 guerrilleros presos.

Esa zona, dijo, tendrá una duración de 30 días, deberá contar con observación internacional y, en lo posible, ubicarse en un sector rural, en el que no haya puestos policiales o militares que remover y sin población civil.

últimas noticias

El difícil camino de la FARC al Congreso

Opinión: ¿Qué hay detrás de Hidroituango?