Los Kirchner abogaron por el acuerdo humanitario

El presidente saliente Néstor Kirchner y su esposa, la jefe de Estado electa Cristina Fernández, hablaron de los secuestrados en Colombia tras un llamado hecho al respecto por el mandatario galo, Nicolás Sarkozy.

El presidente saliente Néstor Kirchner y su esposa, la mandataria electa Cristina Fernández, reclamaron la liberación de la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt, en un agasajo que brindaron a mandatarios y visitantes extranjeros.

Kirchner, en un breve discurso, dijo sentirse "muy afectado por el pedido de una madre en favor de su hija secuestrada" y agradeció la presencia, en la recepción, de Yolanda Pulecio, madre de Íngrid, que había sido especialmente invitada por las autoridades argentinas. "Hago votos por la liberación no solamente de la señora Betancourt sino de todos los secuestrados", dijo Kirchner.

La presidenta electa, a su vez, dijo que "vamos a colaborar desde aquí, en todo lo que podamos por la liberación de Íngrid Betancourt, respondiendo al pedido que nos ha hecho el presidente francés Nicolás Sarkozy". Pulecio se entrevistó con el canciller Jorge Taiana y luego dijo ante la prensa que estaba agradecida por el compromiso del gobierno argentino con la causa de su hija.

La madre de Íngrid también pidió que el presidente venezolano Hugo Chávez "debe seguir interviniendo en las negociaciones para liberar" a su hija y demás secuestrados por las Farc.

La madre de Betancourt criticó al presidente, Álvaro Uribe, que dio por concluida la gestión de Chávez y lo acusó de "poner una muralla y romper todo", cada vez que se está cerca de un acuerdo con los guerrilleros. "Yo creo que él ha sido muy desalmado con nosotros", puntualizó.

Temas relacionados