Conversatorio de Colombia 2020

hace 5 horas

Polémica en la Iglesia por caso Íngrid

El párroco del municipio de El Retorno (Guaviare) Manuel Mancera, quien denunció la presencia de la ex dirigente política en su
territorio, dijo que el llamado de los altos jerarcas para que
&quot;descanse&quot;, es una forma sutil de despedirlo.<br />

El sacerdote Manuel Mancera, párroco de la inspección de la libertad, en el municipio de El Retorno (Guaviare), aseguró que tras sus denuncias según las cuales la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt fue trasladada allí por la guerrilla y atentida en un centro médico, lo quieren relevar de su cargo.

Según dijo, el obispo de la Diócesis de San José del Guaviare, monseñor Guillermo Orozco, le mandó a decir que "descanse durante 30 días". Frente a la situación el párroco aseveró: "Lo que el obispo quiere es que me retire totalmente de la Diócesis, que yo me vaya un tiempo a descansar y después cuando vuelva diga 'aquí no hay trabajo'. Es una forma de echada".

Mancera agregó que monseñor Orozco "ha obrado muy ligeramente porque ni siquiera ha hablado conmigo....no acepto esa orden impartida por el obispo", agregó enfático.

Por cuenta de las declaraciones del sacerdote Mancera se han generado toda clase de especulaciones acerca del estado de salud de Betancourt. De hecho, el gobierno francés envió una misión médica con el fin de atender a la ex dirigente política que, ante la negativa de las Farc para que la atiendan, decidió regresar a su país.

Temas relacionados