Proceso de paz con el Eln, incierto ante fin de gestión de Chávez

Así lo aseguró el propio grupo subversivo, que sin embargo reiteró su disposición de buscar una salida negociada al conflicto.

El eventual inicio de un proceso de paz entre el Gobierno y el Eln es incierto ante la decisión del presidente, Álvaro Uribe, de cancelar la tarea facilitadora del presidente venezolano, Hugo Chávez, advirtió el grupo guerrillero.

El Comando Central (Coce) del Eln consideró que la "cancelación abrupta" de la gestión de Chávez "sume en la incertidumbre el proceso de paz al afectar elementos esenciales como la facilitación y los escenarios convenidos para destrabar los diálogos".

A pesar de ello, "el Eln persiste en su lucha por la solución política del conflicto, la paz, la democracia y la soberanía para Colombia" , agregó el mando subversivo en un comunicado divulgado en su página de internet.

Allí mismo explicó que en consultas realizadas con vistas a la "nueva fase de diálogo" que se inauguraba con la facilitación de Chávez, el Coce "juzgó conveniente seguir haciendo esfuerzos en la mesa de conversaciones, pese a las grandes distancias existentes entre las ideas de paz que mantenemos las dos partes".

El Eln recordó que en conjunto con el Gobierno de Uribe se había acordado el pasado 31 de agosto en Caracas solicitar a Chávez que sirviera de facilitador en la serie de rondas exploratorias de un proceso de paz que las partes han celebrado desde diciembre de 2005, en La Habana.

Por ello, asegura, la decisión de Uribe de dar por terminada la misión del presidente venezolano, anunciada el pasado 21 de noviembre en Bogotá, desconoce ese consenso.

Asimismo, "demuestra una vez más que el régimen colombiano está más acostumbrado a las imposiciones que al desarrollo de consensos y al respeto de acuerdos", sostuvo el Coce, que acusó al presidente estadounidense, George W. Bush, por "estar detrás de este viraje".

"Este brusco cambio de rumbo coloca a Colombia lejos de un camino de paz, democracia y soberanía, mientras la amarra aún más al carro de Bush, que para el mundo significa guerra, unilateralismo, imposiciones y neoliberalismo antisocial", agregó el mando del Eln.

Según el Eln, "la controversia creada por la gestión de paz del presidente Chávez se puede entender como una acción premeditada de la oligarquía y el imperialismo para afectar el resultado del referendo venezolano" celebrado el pasado 2 de diciembre.

Por ello, El Coce insistió en que no es de extrañar que Bush haya llamado por teléfono a Uribe al día siguiente para felicitarlo y agregó que desde la cancelación de la tarea de Chávez, la política exterior de Colombia "se alinea exactamente con los dictados de Bush para América Latina, en su propósito de debilitar la Revolución Venezolana y aislarla del resto del continente".

Temas relacionados
últimas noticias