Santos pide apoyo contra "campos concentración" de las Farc

El vicepresidente, Francisco Santos, pidió a la comunidad internacional que aumente la presión sobre las Farc para acabar con los "campos de concentración del Siglo XXI" en Colombia y lograr la liberación de los secuestrados.

Así lo afirmó Santos después de pronunciar un duro discurso contra ese grupo guerrillero en la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington.

El Vicepresidente viajó a la capital estadounidense para buscar apoyo para los esfuerzos del Gobierno por lograr un posible acuerdo humanitario con la guerrilla.

Santos reconoció que su intención es que la "condena del mundo" a las prácticas de las Farc "sea cada vez más visible y contundente", tanto fuera como dentro de Colombia, para que la guerrilla se dé cuenta de que "no hay otro margen de maniobra" que la liberación de los secuestrados.

"Seguiremos trabajando para que la indignación que hubo a mediados de los años 40 con los campos de concentración nazi empiece a sentirse también en Colombia contra las Farc", dijo el funcionario.

El vicepresidente quiere que esa "ola de indignación" lleve a la liberación "incondicional e inmediata de los rehenes" o al menos a una negociación en una zona de encuentro autorizada recientemente por el presidente Uribe..

Preguntado por la falta de respuesta de las Farc a esta nueva propuesta, Santos admitió que "para bailar se necesitan dos", pero recalcó que el Ejecutivo ha estado "en la pista de baile desde el 7 de agosto del 2002. Hemos cambiado de música, de vestido y nos hemos echado perfume y la pareja no sale a bailar. Pero seguiremos insistiendo".

Por su parte, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, mostró su pleno apoyo al Gobierno Uribe al señalar que el organismo "cooperará en todo lo que sea posible para conseguir la liberación de los secuestrados".


Insulza subrayó que la postura del organismo siempre va a ser la del "rechazo permanente" a las Farc y "de exigencia sin condiciones de la liberación inmediata de los secuestrados", una práctica a la que calificó de "crimen contra la humanidad" y de "extrema crueldad".

En la misma línea se expresó el vicepresidente en su discurso ante la OEA, donde calificó las prácticas de secuestro de las Farc de "vil, cruel y cobarde violación de los derechos de las personas, de su dignidad y de las normas mínimas humanitarias".

Para Santos, las recientes pruebas de supervivencia de 17 personas secuestradas revelan las condiciones y el trato que dan las Farc a sus plagiados, "solo comparable a los campos de concentración nazis".

En su intervención, Santos aseveró que el Gobierno ha renunciado a su aspiración inicial, la de acompañar las negociaciones por un proceso serio de paz, en pro de lograr la liberación de los secuestrados, y ha sido "extremadamente flexible y generoso" en la búsqueda de salidas.

Enumeró las distintas iniciativas que se han llevado a cabo, como la mediación de la ONU, de ex presidentes, emisarios de los Gobiernos de España, Francia y Suiza, de la Iglesia Católica, miembros de la Comisión de Conciliación Nacional, así como los últimos intentos con la senadora Piedad Córdoba y el presidente venezolano, Hugo Chávez.

También recordó que en el pasado, Colombia ha aceptado que los diálogos se celebren en "cualquier" iglesia, sede diplomática país extranjero y en zonas despejadas, ha ofrecido suspender las extradiciones de los guerrilleros ‘Sonia' y ‘Simón Trinidad' a Estados Unidos a cambio de los plagiados y ha liberado a más de cien guerrilleros presos.

Recordó que durante los últimos diez años, 23.000 colombianos han sido sometidos a la "tortura" de las Farc, que han secuestrado entre 1996 y 2007 a un total de 6.836 colombianos, 304 de ellos niños.

Al menos 346 de los secuestrados han muerto en cautiverio y se desconoce el paradero de 750 secuestrados, explicó Santos.