Una colombiana sufrió por un estadounidense

Patricia Medina se convirtió en una de las personas que más padeció durante el cautiverio de los tres norteamericanos. Ella, quien se desempeñaba como auxiliar de vuelo cuando conoció a Keith Stansell, en reiteradas ocasiones pidió que se efectuara un acuerdo humanitario para evitar un rescate armado.

Manifestó que el proyecto de Stansell era quedarse durante cinco años en Colombia. Para el momento en que él fue secuestrado, Patricia ya tenía cinco meses de embarazo. “El día anterior al plagio Keith me comentó que no tenía que trabajar, pero como sus labores eran repentinas, el 13 de febrero terminó haciéndolo”, aseguró en ese momento. Al norteamericano lo calificó como responsable, cariñoso y muy pendiente del cuidado de sus hijos.

Durante los años que estuvo en cautiverio, ella le envió mensajes a través de la radio. Lo hacía en inglés, debido a que Stansell conocía muy pocas palabras en español. En más de una oportunidad se declaró decepcionada porque, según ella, al principio fue muy poco el interés del gobierno norteamericano por el estado de los secuestrados. Hoy está feliz.