Uribe autoriza zona de encuentro con las Farc

El Gobierno anunció que acepta una zona de 150 kilómetros, en dónde no sea necesario remover puestos militares o de Policía.

No se trata de una zona de despeje, pero sí de un paso adelante en uno de los "inamovibles" que tenía el presidente Àlvaro Uribe en el proceso de búsqueda de la liberación de secuestrados en manos de las Farc.

El anuncio lo hizo el presidente de la República en  la ceremonia de ascensos de 7 generales de la Policía Nacional en la Escuela de Cadetes General Santander, al sur de Bogotá.

Uribe dijo que en esa región, que se ubicará en una zona rural, se encontrarán los guerrilleros de las Farc, preferiblemente desarmados, con emisarios de la Iglesia Católica, la Conferencia Episcopal y el Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, además de observadores internacionales.

Igualmente, dijo que la zona debería no tener población civil, o, en su defecto, muy poca población para "no crear esos riesgos ala población civil".

Aunque esa zona no está definida, advirtió que ya dio instrucciones  al Comisionado para la Paz y a la Iglesia para que determinen la ubicación del punto de encuentro.

Adicionalmente, anunció la disposición de un fondo de 100 millones de dólares  para pagar recompensas a los grupos de las Farc que decidan desmovilizarse.

Es la primera vez en los cinco años del mandato Uribe, que el gobierno cede en el tema de crear zonas de encuentro con la guerrilla.

El presidente hizo una evaluación de los esfuerzos del Gobierno para lograr el intercambio humanitario y dijo que de la mediación con Hugo Chávez prefirió arriesgar el costo político con el objetivo de lograra la liberación de los secuestrados., pero señaló que finalmente no se produjo.

En un detallado recuento recorrió las facilitaciones de la OEA, los ex presidentes, la liberación unilateral de los guerrilleros de las Farc, las posibilidades de suspender las condenas de alias Sonia y Simón Trinidad, así como el asesinato de los diputados del Valle del Cauca.

Al respecto, dijo que por ello no puede sorprender la capacidad de torturar de la guerrilla. "Hemos hecho y haremos todos los esfuerzos de corazón por la liberación de nuestros secuestrados.  Pidámosle a Diós y al Espiritu Santo que nos iluminen para que los esfuerzos en ningún momento se vayan a constituir en un paso atrás en seguridad democrática", puntualizó el primer mandatario.

De otro lado, este viernes en horas de la mañana, el ex ministro de Estado Álvaro Leyva había anunciado que la zona de encuentro estaba ‘más cerca que nunca’ y le envió un mensaje alentador a la excandidata presidencial Ingrid Bentacourt, a quien le aseguró que no iba a descansar hasta verla libre.

Leyva estaba a 24 horas de presentarle una propuesta al presidente Álvaro Uribe, en la cual le iba a hacer algunas recomendaciones para lograr una zona de encuentro con las Farc, con el único fin de lograr el intercambio humanitario.

De hecho, el Ex ministro dio a entrever que la propuesta que él tiene en sus manos ya fue conocida por la cúpula de las Farc, y que las mismas le habían dado el visto bueno. De igual manera, aclaró que en el documento están involucrados los municipios de Pradera y Florida del Valle del Cauca, pese a que eran uno de los ‘inamovilbles’.

“El único inamovible es el derecho a la vida, y si el Presidente permite la zona de encuentro entonces me habrá dado gusto sin yo habérselo pedido”, había señalado Leyva horas antes del anuncio del Primer Mandatario.