Uribe reitera que no habrá despeje

Pese a las versiones que aseguraban que el Gobierno accedería a una zona de encuentro, el propio mandatario ratificó que no habrá zona desmilitarizada para un acuerdo humanitario.

En su discurso durante una ceremonia militar en la Escuela de Cadetes José María Córdova, al occidente de Bogotá, el primer mandatario, Álvaro Uribe, reiteró que durante su Gobierno no se accederá a la desmilitarización de algún territorio del país, como lo exigen las Farc para la realización de un acuerdo humanitario. "El Gobierno tiene límites", aseveró.

"No podemos entregar una zona de despeje. Nosotros no podemos permitir que salgan guerrilleros de la cárcel a reincorporarse al asesinato y al secuestro", explicó.

Asimismo, aclaró que en un eventual intercambio de plagiados por guerrilleros, los subversivos que sean liberados no podrán regresar a las armas e insistió en que quienes entreguen secuestrados recibirán beneficios jurídicos.

Antes de su intervención en dicha ceremonia militar, se conocieron versiones desde la Casa de Nariño en las que se aseguraba que Uribe iba a proponer una zona de encuentro en el sur del país sin presencia militar, pero con acompañamiento internacional.

La zona de encuentro, según la versión, tendría una extensión entre 180 o 200 kilómetros cuadrados, donde el Gobierno hablaría con las Farc de la posibilidad del acuerdo humanitario.

Supuestamente, el presidente, Álvaro Uribe, también anunciaría la creación de un fondo que se destinará al pago de millonarias recompensas a insurgentes que entreguen información sobre los plagiados. Sin embargo, el mandatario no hizo mención del tema durante su discurso.

En su intervención, Uribe también se refirió al mensaje que el presiente de Francia, Nicolás Sarkozy le envió al máximo jefe de las Farc, Manuel Marulanda, alias ‘Tirofijo'.

"El presidente Sarkozy, con la razón que le asiste como jefe de Estado de Francia, país del que Íngrid Betancourt es nacional, ha hecho un emplazamiento a las Farc y a su jefe Manuel Marulanda que el Gobierno colombiano comparte y respeta", aseguró.

Uribe hizo un recuento de las gestiones desde 2002 con esa guerrilla, casi siempre con mediación internacional, que las respuestas fueron siempre negativas de los subversivos para hallar una solución al drama de los plagiados.

Las Farc, insistió Uribe, "engañan al mundo", y señaló que hay "incautos en Europa que (aún) se dejan engañar de estos bandidos. Qué tal que estos bandidos secuestraran y asesinaran en Europa como aquí lo hacen. Hemos hecho inmensos esfuerzos (...) y solamente hemos tenido como respuesta el asesinato".

El mandatario reiteró, como en otras ocasiones, que las Farc son "matones, bufones y mentirosos. De pronto es fácil recetar desde Europa o el extranjero una zona de despeje", al referirse a las peticiones de un despeje militar.

Temas relacionados

 

últimas noticias