Vuelo a la libertad

Tras más de cinco años de cautiverio, los cooperantes de Estados Unidos emprendieron por fin el viaje de regreso a su país.

Una vez liberados los tres contratistas norteamericanos, en la operación en la que también regresaron a su hogar Íngrid Betancourt y otros 11 secuestrados, viajaron a su país, donde ya se encuentran desde anoche.

Sin embargo, tan sólo hoy se podrán encontrar con sus seres queridos, según manifestó Stephen Donehoo, vocero de los familiares de los norteamericanos. Asimismo exaltó el trabajo de las Fuerzas Militares de Colombia, que arriesgando a sus efectivos en una operación audaz, lograron la liberación colectiva. 

Keith Stansell, de 43 años,  Marc Gonsalves, de 36, y Thomas Howes, de 54, cayeron en poder de las Farc el 13 de febrero de 2003, cuando el avión Cessna monomotor 208 en el que viajaban, fue derribado por guerrilleros de la Columna Móvil Teófilo Forero de las  Farc, en el departamento del Caquetá.

Ese día fueron asesinados Thomas Jannis, piloto estadounidense, y Luis Alcides Cruz, un sargento del Ejército de Colombia, quienes se opusieron a ser secuestrados.

En el momento en que se produjo el ataque contra la aeronave, los norteamericanos  trabajaban con la empresa California Microwave Systems, dedicada a recolectar información sobre cultivos ilícitos, en virtud de un contrato con el Departamento de Estado de su país. Sin embargo, la guerrilla de las Farc, que incluso más adelante planteó canjearlos por los subversivos Ricardo Palmera, alias Simón Trinidad y Nayibe Rojas Valderrama, alias Sonia, presos en cárceles de ese país, señaló que estaban en una misión de espionaje para la CIA.  Frente a una eventual negociación, el gobierno estadounidense siempre rechazó esa posibilidad. Marc Gonsalves estuvo durante diez años al servicio de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Entre tanto, Keith Stansell, quien hizo parte del ejército de su país, se desempeñaba como ingeniero de vuelo cuando ocurrió el derribamiento.  Hasta ese momento era padre de dos niños: Kyle, de 10 años, y Laura, de 14. Pero también fue papá en Colombia. Tras sostener una relación con Patricia Medina, el 26 de mayo de 2003, nacieron Keith y Nick. En cuanto a Thomas Howes, es piloto profesional y en la selva se convirtió en el intérprete de sus compañeros porque habla español.   Su esposa es peruana, y son padres de un pequeño niño de nombre Tomas Santiago.

››En el momento en que se produjo el ataque contra la aeronave, los estadounidenses trabajaban con la empresa California Microwave Systems, dedicada a recoger información sobre cultivos ilícitos.


La testigo estrella

Una niña guerrillera, que para el momento del derribamiento del avión tenía 14 años, se convirtió en la testigo estelar del secuestro de los tres norteamericanos en el departamento del Caquetá. Ella, tras ser capturada, relató que cuando la aeronave iba a caer, por fallas mecánicas, los subversivos comenzaron a dispararle. Una guerrillera conocida como ‘La Pilosa’ se comunicó con el desaparecido Manuel Marulanda Vélez, ‘Tirofijo’, quien dio la orden de dispararle hasta obligar a su aterrizaje definitivo. La niña manifestó que el piloto Thomas Jannis, quien estaba herido, fue el primer asesinado. Luego, el suboficial Luis Alcides Cruz entró en pánico y se negó a seguir caminando. En ese momento ‘La Pilosa’ recibió la orden de matarlo. La menor fue llevada a los Estados Unidos, con el auspicio del gobierno de ese país.

“¿Qué será de sus futuros?  ahora les toca decidir”

Durante dos horas el embajador de los Estados Unidos en Colombia, William Brownfield, estuvo reunido con los tres contratistas norteamericanos secuestrados. A la 1:41 de la tarde se reunió con Marc Gonsalves, Keith Stansell y Thomas Howes, en la base militar de Tolemaida, y viajó con ellos a Bogotá, desde donde fueron trasladados a Texas. Allí se les brindará una pequeña recepción y recibirán atención médica especializada para el tratamiento de leishmaniasis, enfermedad que manifestaron tener.

“Para mañana (hoy) supongo estarán ya en contacto directo con sus familiares, bien sea por teléfono, bien sea en persona. ¿Qué será de sus futuros? Les toca a ellos ahora decidir, por primera vez en cinco años y cinco meses. La libertad se la han ganado con mucho sacrificio”.

El embajador dijo que este ha sido el día más feliz desde que llegó a Colombia y que mañana se celebrará el día de la independencia de su país y el cumpleaños de Thomas Howes.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Seis luchas para vivir como mujeres diversas