Amnistía Internacional pide que se cancele la ayuda militar al país

La organización Amnistía Internacional solicitó el martes a Estados Unidos y otras naciones que suspendan la ayuda militar a Colombia hasta que contenga un aumento en las muertes de civiles cometidas por las fuerzas de seguridad y atienda otras recomendaciones de la ONU para terminar con el prolongado conflicto armado en el país.

En un informe de 94 páginas, el grupo internacional de derechos humanos cuestiona las afirmaciones del presidente Álvaro Uribe, de que Colombia experimenta un resurgimiento irreversible de paz relativa y una rápida reducción en el nivel de la violencia.

Amnistía Internacional reconoce que los secuestros y las muertes de civiles relacionadas con el conflicto han disminuido desde que Uribe comenzó su primer periodo de gobierno en el 2002, y que algunas ciudades son más seguras. Pero el informe señala que esa es solamente una cara de la moneda.

"Colombia sigue siendo un país donde millones de civiles, sobre todo fuera de las grandes ciudades y en el interior, siguen soportando la peor parte de este conflicto violento y prolongado", indicó en el reporte. "La impunidad sigue siendo la norma en la mayoría de los casos de abusos a los derechos humanos".

La vicepresidencia de Colombia, que supervisa los asuntos de los derechos humanos, dijo que ofrecerá su posición hasta que vea el documento de Amnistía Internacional.

La directora del grupo para las Américas, Renata Rendón, afirmó que numerosos indicadores alarmantes tienden a aumentar.

"Las muertes relacionadas con el conflicto, las ejecuciones extrajudiciales, la muerte de civiles por paramilitares (y) por guerrillas, las desapariciones forzadas de mujeres y las muertes de sindicalistas han ido en ascenso del 2006 al 2007", dijo la directora en una entrevista telefónica desde Washington.

Esos indicadores no deben ignorarse, señaló, cuando el gobierno estadounidense del presidente George W. Bush mantiene la presión sobre los legisladores para que aprueben un tratado de libre comercio con Colombia. La dirigencia del Partido Demócrata en el Congreso ha rechazado el acuerdo comercial con el argumento de que persisten los homicidios de sindicalistas colombianos.

Colombia es el más firme aliado de Washington en América Latina y ha recibido al menos 4.000 millones de dólares de Estados Unidos, principalmente en asistencia militar, durante el mandato de Uribe.

Entre otros de los señalamientos contenidos en el reporte:

- Pese a la afirmación de Uribe de que la desmovilización acabó con las milicias ultraderechistas que son acusadas de miles de homicidios, existe firme evidencia de que los paramilitares siguen activos y continúan violando los derechos humanos.

- La guerrilla izquierdista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia ha creado en el último año "alianzas estratégicas" con paramilitares en varias regiones mientras ambos grupos buscan "mejorar el manejo" de su fuente principal de financiamiento: el tráfico de cocaína.

Amnistía Internacional asegura que un impedimento relevante para erradicar los abusos a los derechos humanos es el rechazo de Uribe a reconocer que Colombia enfrenta un conflicto armado, y su insistencia en que todos los combatientes, salvo las fuerzas de seguridad del Estado, son terroristas.

"Mientras el gobierno colombiano asegure que no existe un conflicto armado y Estados Unidos apoye este argumento ridículo, es de verdad tremendamente difícil que haya progresos", expuso Rendón.

El reporte de Amnistía Internacional, producto de dos años de investigación de campo, describe los últimos 20 años del conflicto colombiano con las cifras siguientes:

- Más de 70.000 personas muertes, en una gran mayoría civiles.

- Entre 15.000 y 30.000 víctimas de desapariciones forzadas.

- Entre tres y cuatro millones de personas desplazadas por la violencia.

- Y en la última década, más de 20.000 personas secuestradas o tomadas como rehenes.