Campaña por el “Sí” aterriza en el Santuario de Las Lajas en Nariño

El monseñor Arturo Correa, obispo de Ipiales, estuvo junto a César Gaviria, promotor del "Sí" en el plebiscito, en la iglesia desde la que expresaron sus razones para refrendar lo acordado en La Habana.

César Gaviria se ha tomado muy en serio su papel de cabeza de la campaña por el “Sí” en el plebiscito del próximo 2 de octubre. El expresidente ha recorrido varias latitudes del país llevando sus razones de por qué refrendar lo que acordaron en La Habana los delegados del Gobierno y las Farc, y que firmarán el 26 de septiembre en Cartagena. La gira de Gaviria llegó a Nariño, que este lunes fue escenario de un evento junto a varias cabezas de la iglesia católica en Colombia, que junto al expresidente manifestaron sus razones para darle un “Sí” a la paz en la votación que se hará en poco menos de 13 días.

Nariño fue la segunda parada de una gira que recién pasó por Cauca, y que pretende llevar la campaña por el “Sí” a todo el sur de Colombia. Gaviria estuvo en el santuario de Las Lajas. El monseñor Arturo Correa, obispo de Ipiales, lo acompañó junto a otros altos cargos de la iglesia católica en el departamento. El mensaje fue claro y recurrente: el perdón y la búsqueda de paz, para poder dejar atrás una guerra de más de 50 años entre insurgencia y Estado.

El acto litúrgico inició en la tarde en la Iglesia, y el jefe de campaña del “Sí” tomó la palabra. En su discurso, Gaviria habló a los asistentes de la importancia de la reconciliación, y pidió a los colombianos que empiecen a dejar atrás la guerra mediante el perdón y la pacificación. “No es manteniendo 50 años más de guerra como vamos a construir paz, es dejando atrás a los acostumbrados a la guerra y dejando que la gente que no quiere más guerra construya una nueva Colombia”, aseguró el expresidente durante el acto.

Las palabras de paz no fueron únicamente de Gaviria. El monseñor Arturo Correa aseguró que los acuerdos de paz firmados en La Habana son una gran oportunidad que tiene Colombia para dar por finalizada la guerra con ese grupo armado y sus consecuencias, además de dar paso a escuchar otra voz en la política del país.

“Los acuerdos son una oportunidad de abandonar la guerra, no la podemos dejar pasar, debemos dejar atrás la guerra y empezar a trabajar por la paz”, aseguró el obispo de Ipiales, antes de dar la despedida a la gira, que ahora parte del sur del país hacia Antioquia, Valle, Tolima, Cauca, Huila, Sucre, Córdoba, Cesar, Meta, Magdalena, Caldas, Arauca, Atlántico y Bolívar.