La ‘catedra’ de paz de Cristo