Conflicto, drogas y acuerdo de paz: ¿Qué ha pasado en 100 días del Gobierno Duque?

Seguridad, disidencias, Eln, sustitución de cultivos y protesta social, son algunos de los temas que siguen generando incertidumbre en las regiones al cumplirse 100 días del mandato del presidente Iván Duque.

La falta de recursos suficientes para poner en marcha lo pactado en el Acuerdo Final de Paz o para darle continuidad a los programas que ya estaban andando, la incertidumbre sobre el futuro del programa de sustitución de cultivos ilícitos o el regreso de las aspersión aérea, los temores por el recrudecimiento de la violencia en algunas regiones del país, la situación de seguridad de los líderes sociales y defensores de derechos humanos, y los mensajes que desde el mismo Gobierno se han enviado sobre temas tan sensibles como la protesta social.

Al cumplirse 100 días de la llegada de Iván Duque a la Presidencia de Colombia, son varios los temas que siguen generando más dudas que certezas respecto a lo que se vendrá para el país en la transición hacia el fin del conflicto, tras la desaparición de las Farc como grupo en armas y la firma del Acuerdo Final de Paz con dicha guerrilla.

Con esos cuestionamientos como telón de fondo, la Fundación Ideas para la Paz hizo un balance de los tres primeros meses de la administración  de Iván Duque destacando las "bombas de tiempo" que enfrenta el gobierno en algunos territorios y que -más allá de los temas de seguridad- están relacionadas en buena medida con la acumulación de promesas incumplidas por parte del Estado y la baja capacidad de respuesta institucional.  "Ya pasó el tiempo del aterrizaje de Duque y se requiere que comience el despegue", señala la FIP,

Precisamente el deterioro de la seguridad en algunas de las regiones del país, por cuenta de la disputa entre distintos actores armados que buscan ocupar el vacío de poder que quedó tras la salida de las Farc,  es uno de los fenómenos que más preocupa. Y las cifras lo soportan: En regiones como el Bajo Cauca, Putumayo y Arauca se registraron aumentos superiores al 90% en el número de muertes violentas, comparando los tres primeros meses del gobierno de Iván Duque con el mismo periodo de 2017.

Un recrudecimiento de la violencia que ha ocasionado, en los mismos tres meses, un incremento del 21% en el número de víctimas de desplazamiento y confinamiento, llegando a 7.126 personas. El informe destaca los casos de Barbacoas y El Charco (Nariño), Tarazá (Antioquia), San Calixto (Norte de Santander) y San José de Uré (Córdoba), así como situaciones de confinamiento en Riosucio, Carmen del Darién, Bojayá, Bahía Solano y Juradó, en Chocó". El Clan del Golfo, el Eln, Epl y las disidencias de las Farc siguen siendo los actores que más acciones armadas protagonizan.

En el caso de las disidencias de las Farc, por ejemplo, la FIP sostiene que si bien es cierto que las acciones ofensivas de la Fuerza Pública contra las disidencias han aumentado un 64% (comparando el periodo de agosto a octubre de 2018 con el mismo trimestre del año anterior) y se registra un descenso del 7% en el número de acciones realizadas por las mismas, dichos grupos mantienen su capacidad ofensiva y de afectación.

De hecho, según los informes oficiales, han crecido un 172% en tan solo siete meses. Aunque en marzo de 2018 las cifras del Ministerio de Defensa daban cuenta de 1.100 integrantes, el más reciente informe de Inteligencia Militar, asegura que contarían con cerca de 3.000 miembros que operan en diez departamentos.

En cuanto al Eln, Ideas para la Paz manifiesta su preocupación por las pocas posibilidades de que, con el panorama actual, se de un acercamiento entre el Gobierno y el Eln para continuar los diálogos de paz que se venían adelantando. " Duque suspendió los diálogos, bajo la exigencia del fin del secuestro, una práctica en la que el Eln sigue incurriendo (...) Mientras tanto, el Eln continúa presionando la adopción de un cese al fuego bilateral que suspenda la confrontación armada en el territorio".

Aun así, de acuerdo con el seguimiento realizado por la FIP,  los primeros 100 días del gobierno Duque han sido los menos intensos del año en la confrontación con dicha guerrilla: desde el 7 de agosto el Eln ha realizado 29 acciones (concentradas en Arauca, Chocó y Norte de Santander). En total, entre enero y octubre de 2018 el número de acciones llegó a 175, representando un incremento del 17%

Las agresiones a los líderes sociales también son un asunto que inquieta: Entre agosto y octubre de este año (en comparación con 2017) las agresiones a líderes sociales se triplicaron y los homicidios se duplicaron. Y aunque desde el gobierno se han hecho esfuerzos para evitar que los ataques se sigan presentando, el panorama sigue siendo confuso.

De hecho, aun cuando el Ejecutivo asumió varios compromisos a través de la firma del denominado “Pacto por la Vida y la Protección de los Líderes sociales y las personas defensoras de derechos humanos”, y el Gobierno trabaja en el desarrollo de una política integral para su protección, las organizaciones sociales y los defensores de derechos humanos insisten en la falta de participación para su elaboración y en que hay un  desconocimiento de los espacios de diálogo que se tenían con el Gobierno anterior.

El documento destaca, por ejemplo, el aumento de ataques contra líderes que impulsan el programa de sustitución de cultivos en zonas como Briceño y Tarazá (Antioquia), Bolívar (Cauca) y El Dovio (Valle del Cauca), y las amenazas de las disidencias del Frente 36 de las Farc en Briceño contra líderes y familias que hacen parte del programa.

Sobre el tema de los cultivos ilícitos y la estrategia para bajar el número de hectáreas cultivadas, la FIP recuerda que  Duque ha puesto como objetivo la erradicación del 70% de los cultivos ilícitos, lo que equivaldría a 120.000 hectáreas de coca. Sin embargo, "aunque el mandatario ha afirmado que urge una reingeniería en la lucha antidrogas, anunciando la adopción de una estrategia integral, en los tres primeros meses dicha política no ha sido presentada, ni discutida públicamente".

 

 

 

últimas noticias

La sábana blanca de Jesús Castillo

Los rastros del despojo en Magdalena