En conmemoración de sus 52 años, el Comando Central del ELN habló sobre el proceso de paz

Los comandantes Nicolás Rodríguez, Israel Ramírez y Pablo Marín criticaron al gobierno por su accionar durante las protestas del para camionero y cuestionaron la falta de voluntad para iniciar la fase pública de los diálogos de paz.

/ Twitter: @ELN_Paz

El pasado sábado, a través de la Radio Nacional Patria Libre, emisora radial del ELN, el Comando Central de esta guerrilla, conformado por el primer comandante, Nicolás Rodríguez Bautista, alias Gabino; y los comandantes Israel Ramírez Pineda, alias Pablo Beltrán, y Pablo Marín, alias Pablito; concedieron una entrevista que giró alrededor de los diálogos de paz entre el Gobierno y el grupo armado ilegal.

La conmemoración de los 52 años del ELN fue la oportunidad para que por primera vez los altos mandos de la guerrilla hablaran sobre el tema. Los comandantes respondieron preguntas acerca del fin de la guerra, la validez de la lucha armada, las diferencias del proceso del ELN con el de las Farc y sobre el derecho a la rebelión.

Según los comandantes en jefe de la guerrilla, no se puede decir que se acaba la guerra con un proceso de paz. Los líderes del ELN  afirman que los movimientos sociales no van a permitir que los diálogos se lleven a cabo sin la intervención directa de la sociedad y fueron críticos con el accionar de las fuerzas que controlan el orden público durante el paro armado que vive el país. Las represiones contra la protesta son mal vistas por los jefes del grupo armado quienes afirman que el Estado siempre ha negado el bienestar social al pueblo.

La lucha armada fue otro de los temas a los que se refirieron. La pregunta del entrevistador fue qué si esta podía seguir considerándose válida.

- Así es, sigue siendo válida la consigna del sacerdote Camilo Torres Restrepo cuando dijo que las vías democráticas para que el pueblo ascendiera al poder estaban cerradas. - Contestó uno de los comandantes.

Incluso afirmó que las condiciones que hoy vive el país siguen siendo las mismas que motivaron la lucha armada por las cuales se conformó el Ejército de Liberación Nacional.

Según los comandantes, hay tres ejemplos claros que validan la continuación del enfrentamiento armado. El primero es, como ya se mencionó, la represión contra las luchas populares y la falta de cumplimiento del Gobierno a las promesas realizadas en las negociaciones con los distintos sectores.

Otro tema que le preocupa al ELN, al igual que a las Farc, es el paramilitarismo. Los líderes de la guerrilla insistieron en que así el Estado niegue la existencia de estos grupos la realidad es otra. Afirman que existen en plenitud y que son un factor de riesgo para sus tropas y para una posible oposición política.

El último aspecto es el sistema electoral colombiano. Los dirigentes del ELN consideran que tal como funciona hoy, es desventajoso contra la izquierda porque, según ellos, el funcionamiento es “amarrado y clientelista”.

Precisamente, los comandantes continuaron aclarando que la intención de la guerrilla es sacar a la violencia de la política para poder participar en las decisiones que orientan el rumbo del país. Los comandantes insistieron en que, aún no habiendo conflicto armado, van a permanecer las diferencias sociales que intentarán resolver de forma no violenta. Aprovecharon esa afirmación para cuestionar la verdadera disposición del Gobierno, a quien acusa insistentemente de no tener voluntad para empezar la fase pública de los diálogos de paz, y de no hacer nada por detener los asesinatos y persecuciones a líderes sociales, de derechos humanos y ambientalistas.

Los altos mandos de la guerrilla también se refirieron a las diferencias con el proceso de paz que el Estado lleva con las Farc. El punto que defienden los comandantes y que difiere entre los diálogos con la otra guerrilla es que para el ELN la sociedad excluida debe ser parte fundamental en la elaboración de los acuerdos. Aseguraron que de no ser así “para nosotros el proceso de paz no llega a ninguna parte”.

Como último mensaje, los comandantes aclararon que el proceso no se queda solo en la firma de lo pactado, sino en los hechos, cambios y transformaciones que tenga el país luego de finalizar los diálogos. “Los meros papeles firmados no van a resolver el problema … si (el gobierno) no cumple, el pueblo otra vez va a hacer una resistencia armada”. (Escuhe la entrevista completa acá)

Temas relacionados