Críticas de Human Rights Watch por cambios de última hora en el acuerdo

José Miguel Vivanco, director de la ONG, señaló que el presidente Santos cedió ante la “presión militar” al realizar una modificación “que podría permitir que los comandantes del Ejército eludan su responsabilidad por los crímenes cometidos por sus subalternos”.

José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch. EFE

El director de la ONG Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, se mostró “decepcionado” al considerar que el gobierno de Juan Manuel Santos cedió ante la “presión militar” al realizar una modificación al acuerdo “que podría permitir que los comandantes del Ejército eludan su responsabilidad por los crímenes cometidos por sus subalternos”. (Lea: Militares, en contra del nuevo acuerdo de paz)

Según Vivanco, en la fe de erratas publicada por el Gobierno en la mañana de este jueves, antes de firmar el acuerdo de paz en el Teatro Colón, se eliminó un párrafo que había sido agregado en el nuevo acuerdo de paz, que acercaba el principio de responsabilidad de mando.

“El cambio realizado hoy es una burda capitulación del gobierno del Presidente Santos a la presión de los comandantes del Ejército que buscan aprovecharse del proceso de paz para garantizar su impunidad”, señaló el director de la ONG.

Antes de este episodio, Vivanco, quien no asistió al acto de firma del primer texto en Cartagena, precisamente porque tenía serias reservas frente a ese documento, envió una carta el miércoles al presidente Santos, felicitándolo por el nuevo acuerdo y reconociendo que era mejor que el primero. (Lea: Human Rights Watch ahora sí avala el acuerdo de paz con las Farc)

En efecto, en el comunicado conjunto No. 7, publicado este jueves, se señala en el punto 7 que “en el subpunto 5.1.2 en el numeral 59 se elimina la frase ‘tal y como indica el artículo 28 del Estatuto de Roma’ y se reemplaza por ‘tal y como se establece en el derecho internacional’”. (Ver fe de erratas del nuevo acuerdo)

En días anteriores, representantes de los militares retirados habían señalado su inconformidad sobre este asunto porque consideraban que había traspasado una de las líneas rojas del presidente Santos.

“Los temas militares y de la Policía se negocian aquí, no en La Habana, y modificaron algo que no tenía por qué modificarse (…) Esta modificación en el nuevo acuerdo va en contraposición con muchos principios de orden legal”, señaló Jaime Ruiz Barrera, director de la Asociación de Oficiales Retirados de las Fuerzas Militares (Acore).

En contraste a estas declaraciones, el comandante general de las Fuerzas Militares, Juan Pablo Rodríguez, señaló este viernes que la seguridad jurídica de policías y militares había salido fortalecida en el nuevo acuerdo y que su implementación era necesaria para agilizar la libertad de militares detenidos.