Denuncian robo a defensores de DDHH en Bogotá

Los hechos se presentaron este viernes alrededor de las 8:30 am, cuando cuatro hombres llegaron al hotel y, haciéndose pasar por empleados del mismo, les pidieron que fueran a realizar el registro al evento.

Varias organizaciones sociales denunciaron este viernes el hurto de “información sensible” de defensores de derechos humanos, quienes se encontraban en Bogotá para un evento. El hecho sucedió en el hotel en el que se realizó el encuentro “Protesta Social y Paz”. Entre el material robado hay memorias USB y micro SD, que pertenecían a Jesús Castañeda Hernández (Fumpaz Bogotá) y Daniela Buriticá (Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos -FCSPP-) y Jeison Pava (Comité Permanente por la Defensa de Derechos Humanos -CPDH-).

Los hechos se presentaron este viernes alrededor de las 8:30 am, cuando cuatro hombres llegaron al hotel donde se realizaba el encuentro y, haciéndose pasar por empleados del mismo, les pidieron que fueran a realizar el registro al evento. Los líderes dejaron sus pertenencias en otro salón, pues uno de los sujetos, que dijo llamarse Luis, les pidió que no los llevaran por “motivos de seguridad”. Fue en ese momento, que los ladrones provecharon para llevarse las cosas, en las que había material sensible del trabajo que los tres realizan.

Adicionalmente, cuando fueron a revisar las cámaras de seguridad del lugar, se dieron cuenta de que estas estaban alteradas. “Una vez cometido el hurto, las personas salieron del lugar y abordaron un vehículo. En este momento un cuerpo élite de la policía se encuentra investigando los graves hechos”, dice el comunicado en el que se relatan los hechos.

Las organizaciones Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos, Fundación Fumpaz y Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado, suscribieron el comunicado, condenando los hechos.

“Los hechos generan especial preocupación, pues la información hurtada con intenciones desconocidas, no solo busca entorpecer el trabajo de los/as defensores/as, sino que compromete a un sin número de víctimas, a quienes se les hace acompañamiento a nivel nacional y con quienes se adelantan procesos de diferente índole judicial”, se lee en el documento.

La carta, en la que las organizaciones hacen “un llamado a las autoridades competentes del Estado colombiano, para que esclarezca los móviles del hecho”, fue enviada al presidente Juan Manuel Santos, al vicepresidente general (r) Óscar Naranjo, el ministro de Defensa Luis Carlos Villegas, el ministro de Interior Guillermo Rivera, el ministro de Justicia Enrique Gil Botero, el defensor del Pueblo Carlos Negret, la Procuraduría General, la Cruz Roja y la Unidad Nacional de Protección.