El espaldarazo del Consejo de Seguridad a segunda misión de la ONU en Colombia

Los representantes de este organismo de la ONU llamaron la atención sobre la seguridad de los guerrilleros que entregaron sus armas. También resaltaron el éxito del Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación.

AFP

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunió este viernes para la presentación del tercer informe del secretario general de la ONU, António Guterres, sobre la misión de esta organización en Colombia. Además, también se discutió la petición del gobierno de Santos para que se instalara la segunda misión antes del 10 de julio, como se acordó con las Farc durante las negociaciones.

Guterres, en su informe, expresó su satisfacción con el acto del pasado 27 de junio, en el que culminó la dejación de armas de las Farc. Al respecto afirmó que “este importante hito en el proceso de paz fue el resultado de intensas negociaciones entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP para llegar a un consenso sobre una hoja de ruta con compromisos mutuos, que permitiera completar el proceso de dejación de las armas en los campamentos y la extracción del armamento existente en las caletas”.

Además, el secretario general de la ONU dio respuesta en su informe a la solicitud del presidente Juan Manuel Santos, entregada por la representante permanente de Colombia en Naciones Unidas, Maria Emma Mejía, del inicio adelantado de la segunda misión. Sobre esto, Guterres recomendó que el Consejo de Seguridad lo apruebe, pues “puede ser un factor importante para crear confianza en el proceso y apoyar a las partes en sus esfuerzos por cumplir sus compromisos mutuos”.

Así se llegó a la reunión en la que el primero en intervenir fue Jean Arnault, jefe de la Misión de la ONU en Colombia, encargado de exponer los resultados alcanzados hasta ahora en la implementación de los acuerdos entre el Gobierno y las Farc. De su intervención, similar a la que hizo durante el acto final de la dejación de armas de la guerrilla, resalta que ya son 81 las caletas que han sido encontradas, y que la meta a corto plazo son otras 380.

Pero Arnault no dejo de ser crítico ante los riesgos en seguridad. Aunque celebró que “el fin de la dejación ha generado nuevas oportunidades”, también dijo que “el reto más urgente es la reintegración de los combatientes y milicianos, entre los que existe un sentimiento de incertidumbre por su seguridad y su futuro socio económico”. Adicional a esto, resaltó el Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación como una experiencia que podría replicarse en otros procesos de paz en el mundo.

Luego hablaron los representantes de Uruguay, Suecia, Kazajistán y Bolivia. Los cuatro portavoces hablaron, cada uno por su parte, de los esfuerzos tanto del Gobierno como de las Farc para llegar a la fase de implementación de los acuerdos, así como de lo significativo de la decisión de las guerrilla de entregar sus armas. Además, no dejaron de mencionar la importancia de la Misión de la ONU en el acompañamiento de este proceso y recordaron lo importante de la visita del Consejo de Seguridad en mayo pasado al país.

A pesar del apoyo generalizado al avance de la implementación de los acuerdos tras la dejación de armas de las Farc, los representantes de los países miembros del Consejo de Seguridad no dejaron de manifestar su preocupación por los retos de seguridad de los guerrilleros, tras la entrega de sus armas. Los cuatro representantes que hablaron aseguraron que este se configuraba en el paso más complejo a seguir en la implementación de los acuerdos de paz.

Una idea compartida por Guterres en su informe, donde expresó que “los ataques contra líderes sociales y comunitarios, así como contra miembros de las FARC-EP y sus familiares, han aumentado las preocupaciones sobre la seguridad durante la fase de reincorporación y han puesto de manifiesto la importancia de ofrecer garantías de seguridad y adoptar medidas para prevenir ese tipo de violencia”.

Después de estas intervenciones llegó el turno de Maria Emma Mejía, representante de Colombia en la ONU, quien habló no solo de las experiencias positivas hasta el momento en la implementación de los acuerdos, sino que, recordando la carta de Santos que hizo llegar al Consejo de Seguridad y al secretario general António Guterres, aseveró que “confiamos en que se pueda continuar con esa historia de Colombia que hasta ahora ha sido de éxito”, con el establecimiento de la segunda misión en los próximos días.

 

últimas noticias