El perdón que piden las Farc a los familiares de los diputados del Valle

Los miembros de las Farc reconocieron su responsabilidad en la muerte de once diputados del Valle en 2007 y pidieron perdón públicamente a las familias de las víctimas.

Hace dos meses, familiares de los diputados del Valle se entrevistaron con las Farc en Cuba.
Hace dos meses, familiares de los diputados del Valle se entrevistaron con las Farc en Cuba.

La ciudad de Santiago Cali, que hace nueve años se vistió de luto al conocer que once de los doce diputados de la Asamblea del Valle que permanecían secuestrados por las Farc habían sido asesinados en un confuso enfrentamiento entre las mismas tropas guerrilleras, este sábado vivió el primer acto de reconocimiento de responsabilidades y petición pública de perdón por parte de la insurgencia.

A la iglesia de San Francisco, al frente de la Gobernación, asistieron más de 50 familiares de los diputados. Fue muy cerca de ahí, el 11 de abril de 2002, a donde un comando de guerrilleros de las Farc llegó en el momento en que la Asamblea sesionaba y, disfrazados de miembros de la Fuerza Pública, hicieron que los diputados se subieran a un bus con el pretexto de una supuesta amenaza de bomba. Cuando se adentraban en la zona conocida como los Farallones, los guerrilleros les informaron a los políticos que estaban secuestrados. (Lea: La ruta del perdón de las Farc)

Los 12 diputados pasaron en cautiverio cerca de cinco años, cuando inesperadamente las Farc anunciaron mediante un comunicado público que 11 de ellos habían muerto en un intento de rescate del Ejército. Era junio de 2007 y el desconcierto de las familias se convirtió en un amargo dolor al constatar que los informes forenses arrojaron que los cuerpos de los políticos tenían señales de tiros de gracia. El único sobreviviente del trágico episodio fue Sigifredo López, quien fue liberado en febrero de 2009. (Lea también: Familiares de diputados asesinados pidieron verdad y un acto público de perdón a las Farc)

Años después, López fue señalado por falsos testigos y la Fiscalía de ser responsable de la muerte de sus compañeros. La principal prueba fue un video en el que se veía la nariz de un hombre parecido a él. En mayo de 2012, el ente investigador emitió una orden de captura preventiva contra el exdiputado, pero cuatro meses después el entonces fiscal, Eduardo Montealegre, reconoció que se habían cometido errores procesales y descartó la responsabilidad de López en el secuestro y la muerte de sus compañeros. (Lea sobre el asesinato de los once diputados del Valle)

Poco tiempo después se inició el proceso de paz entre el Gobierno y las Farc en La Habana. Y hace dos meses, en septiembre de este año, un grupo de familiares de los políticos sacrificados viajaron a la capital cubana para entrevistarse con sus victimarios. Los acompañaron el padre jesuita Francisco de Roux y el arzobispo de Cali monseñor Darío Monsalve. En Cuba fueron recibidos por los jefes de la delegación de paz de las Farc, Iván Márquez y Pablo Catatumbo.

A puerta cerrada, en uno de los salones de protocolo del Centro de Convenciones de La Habana, víctimas y victimarios tuvieron un primer encuentro cara a cara. Los familiares pasaron uno a uno ante los jefes guerrilleros para hacer su catarsis. Luego, todos tomados de la mano, elevaron una oración e hicieron un minuto de silencio. Al final hablaron los comandantes subversivos: “No vamos a evadir nuestra responsabilidad. Ellos estaban en nuestras manos. La muerte de los diputados fue lo más absurdo de lo que he vivido en la guerra. El episodio más vergonzoso. No nos enorgullecemos de ello. Hoy, con humildad sincera, hacemos un reconocimiento público y pedimos perdón. Ojalá ustedes nos perdonen”, les dijo Catatumbo, quien ayer también tomó la vocería para repetir esta petición.