“El proceso de paz está en crisis, hay que rescatarlo”: Ordóñez

Desde España, el procurador general señaló que sería un error aceptar un cese bilateral del fuego, y abrió la puerta a la posibilidad de que los jefes guerrilleros paguen sus penas en cárceles del extranjero.

El procurador Alejandro Ordóñez cumple una agenda institucional en España.Facebook Procuraduría

Según el procurador general Alejandro Ordóñez, el proceso de paz entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Farc “está en crisis, pero no se puede matar, hay que rescatarlo”. Y está en crisis “porque la sociedad colombiana es escéptica” frente a él. Fue lo que dijo en una entrevista a el periódico El País de España, en la que inicialmente cuestiona la ingenuidad del Gobierno y denuncia que las Farc han seguido reclutando niños y sembrando minas.

“La única forma de salvar esta crisis, de sacar el proceso de cuidados intensivos, es un pacto para la paz que vincule no solamente a los sectores próximos al proceso, también a los críticos, en torno a unos mínimos”, manifestó el jefe del Ministerio Público, en una postura que si bien es crítica, deja abierta la puerta a consensos. De hecho, el mismo Ordóñez reconoció que alguna vez le dijo a Santos: “Presidente, seré escéptico, pero no hostil al proceso”.

En sus declaraciones en España, donde actualmente cumple una agenda institucional, el procurador señala que el Gobierno ha sido incapaz de generar consensos y advierte que no se puede caer “en el error” de aceptar un cese bilateral del fuego hasta que no se firme la paz y hasta que las Farc no se comprometan a desmovilizarse y a entregar totalmente las armas. “Si no, puede ser otro ingrediente de desconfianza. Y este sí, mortal para el proceso”.

Asimismo, expresa que la oposición a las negociaciones con la guerrilla no vienen solo del uribismo, como la casa de Nariño quiere hacerlo ver, sino que hay sectores sociales, económicos, académicos que no tienen relación política con ese sector y tampoco comparten muchos de los lineamientos de los diálogos. Y aunque estarían dispuestos a llegar a consensos en torno a la paz, el Gobierno tiene que estar dispuesto a escuchar, a corregir errores.

Sobre la aplicación de justicia, Ordóñez enfatiza que hay unos límites jurídicos que son necesarios para blindar el proceso y que sea sostenible. “De no lograrlo, traería inseguridad jurídica para los beneficiarios. Quienes más deberían estar interesados en ello son las Farc. Si no, a medio plazo, los gobiernos futuros podrían inaplicarlo. La mesa de La Habana no es soberana. Hay compromisos internacionales, hay límites internos. No estamos pidiendo que sean los 60 años del Código Penal, pero tampoco que no haya cárcel”, concluyó.

En este sentido, abre la puerta para que las penas de cárcel que paguen los jefes guerrilleros puedan ser en el extranjero: “Uno comprende que los señores de las Farc tengan temores de estar en las cárceles colombianas, de que los maten ahí, de que los extraditen. ¿Qué dice la Procuraduría? Bueno, pues que paguen esas condenas en el extranjero. Pero que paguen cárcel, penas privativas de la libertad. Y que quien ejerza la inspección sobre esos temas sea la Fiscalía de la Corte Penal Internacional”.

(Lea aquí la entrevista completa del País de España)