Enviado para la paz en Colombia no tendrá impacto negativo para EE.UU.

Así lo advirtió el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry.

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, descartó que la designación de un enviado especial para el Proceso de Paz de Colombia por parte del Gobierno estadounidense tenga consecuencias negativas para el país a nivel internacional.

Durante una audiencia en el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, Kerry fue preguntado por el impacto que pudiera tener dicha decisión en las relaciones exteriores estadounidenses al poder considerarse como una intromisión.

"Bueno, déjenme decirles por qué no lo creo. Pero es un buen punto, y es una pregunta apropiada, ya que bajo las circunstancias equivocadas, es posible que pueda pasar", respondió el secretario de Estado al congresista por Nueva Jersey Albio Sires.

"No estamos en la mesa. No somos un socio de negociación en esto", aseveró Kerry.

Agregó además que la intención de Estados Unidos con este nombramiento es "tratar de ayudar" a preparar el terreno existente para la aplicación de un posible acuerdo de paz, dada la larga colaboración de los dos países.

La semana pasada Estados Unidos designó a Bernard Aronson como enviado especial para el proceso de paz entre el Gobierno colombiano y las Farc, una petición que había elevado el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos.

Estados Unidos ha apoyado militarmente al Gobierno colombiano durante décadas para arrinconar a las Farc, extraditar a sus líderes y forzar una salida negociada al conflicto armado del país suramericano, que ha provocado millones de desplazados y más de 200.000 muertos.

Desde el inicio de las conversaciones en La Habana, las Farc han solicitado la presencia en la mesa de diálogo de 'Simón Trinidad', uno de sus jefes guerrilleros condenado a sesenta años de cárcel en Estados Unidos por el secuestro de tres ciudadanos estadounidenses.

Los diálogos, promovidos por el propio Santos desde 2012, cuentan con el apoyo de intermediarios como Cuba, Noruega, Chile y Venezuela, y ya se han logrado avances en varios puntos del acuerdo.