“Es un hecho cobarde”: Consejo de Seguridad de la ONU sobre secuestro de delegado

Elbio Rosselli, embajador de Uruguay en la ONU –cuyo país lidera la visita del Consejo al país– rechazó el secuestro de un funcionario en el municipio de Miraflores, en Guaviare. La víctima es de nacionalidad colombiana.

Foto: Misión de la ONU en Colombia/Referencia

Elbio Rosselli, embajador de Uruguay y quien figura como presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, condenó este jueves el secuestro de un integrante de la misión de la ONU en Colombia, cuyo plagio habría sido perpetrado por guerrilleros del Frente Primero de las Farc, bando declarado en disidencia al no estar de acuerdo con el proceso de paz. (Lea también: Delegado de la ONU habría sido secuestrado por disidentes de las Farc)

De visita en Colombia para observar, de primera mano, los avances y obstáculos del acuerdo, Roselli habló con Blu Radio y calificó como un “hecho cobarde” el plagio del integrante, quien fue identificado como Arley López, de nacionalidad colombiana y que participaba de un grupo que socializaba la sustitución de cultivos ilícitos en Guaviare.

“Estas son cosas graves, no son inocentes. No sucedió porque sucedió. Hay una intención detrás de ese cobarde hecho, pero no se va a modificar la actitud y el interés del Consejo de Seguridad y de Naciones Unidas por seguir contribuyendo a un proceso que los colombianos han dado inicio”, declaró Rosselli a la emisora, advirtiendo no obstante, que este hecho no modificará su agenda en Colombia.

Según las primeras versiones, el secuestro del funcionario se habría registrado en inmediaciones de la vereda de Barranquillita del municipio de Miraflores. En ese sentido, el comandante de la Policía de Guaviare, coronel José Antonio González, detalló que los hechos se habrían registrado sobre las 4:30 de la tarde del miércoles, cuando integrantes de la misión de la ONU y funcionarios de la Alcaldía municipal fueron abordados por tres sujetos que, portando armas de fuego, los amenazaron y se llevaron consigo a Arley López.

“Dijeron que hoy (jueves) lo iban a regresar. Se identificaron como de la disidencia de las Farc y señalaron que lo requerían para que les facilitara información sobre la sustitución de cultivos”, sostuvo el uniformado a Blu Radio.

Los 15 integrantes del Consejo de seguridad de la ONU llegaron este miércoles a Colombia para apoyar el proceso de paz con las Farc, en el que el organismo participa con una misión que supervisa el desarme de los rebeldes.

Venimos "a expresar el apoyo que las Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad le estamos dando al proceso de paz de los colombianos, con el acompañamiento y la verificación a la dejación de armas y cese al fuego", dijo a su llegada Rosselli, embajador de Uruguay en la ONU, cuyo país lidera la visita junto a Reino Unido, citado en un comunicado de la cancillería colombiana.

Los diplomáticos, que estarán en el país hasta el viernes, se reunirán el jueves con el presidente Juan Manuel Santos y con el gabinete del posconflicto. También con diferentes ONG, organizaciones del Sistema de las Naciones Unidas y la sociedad civil.

Está previsto que se encuentren con Iván Márquez, jefe negociador de las Farc. Además, el viernes se trasladarán a una de las 26 zonas donde la guerrilla está concentrada cumpliendo un proceso de dejación de armas que debe terminar a fines de mayo, según la agenda divulgada.

También abordarán temas como los avances y desafíos del proceso de paz, el estado del mecanismo tripartito de monitoreo del cese al fuego (integrado por ONU, guerrilla y Gobierno), de las zonas de concentración de las Farc, el desarme, la planeación del posconflicto, la sustitución de cultivos ilícitos y los asesinatos de defensores de derechos humanos, explicó la cancillería.

El Consejo de Seguridad, que en mayo está presidido por Uruguay y está conformado por 15 países, aprobó en enero de 2016 la conformación de una misión no armada para supervisar el cese al fuego bilateral, en vigor desde agosto pasado. Adicionalmente, en el pacto de paz se establece que el proceso de desarme de los rebeldes sea supervisado por Naciones Unidas.