Farc aceptarán cese al fuego, sin concentración, ni dejación de armas

La guerrilla reafirmó su deseo de firmar la paz con este Gobierno.

Luego de que los países garantes pidieran a las Farc y al Gobierno establecer un acuerdo de cese al fuego bilateral, los voceros de la guerrilla señalaron que esa posibilidad de poner fin a las confrontaciones armadas debe responder a un acto de voluntad política y no a un sometimiento.

“En manos del Gobierno y de las Farc está la posibilidad de poner punto final, desde ya, a los choques armados y a las hostilidades. Se trata de un asunto de voluntad política que no se puede condicionar a exigencias de sometimiento penal, ni a exigencias prematuras de concentración de la guerrilla, ni de dejación de armas”, dijo Iván Márquez desde La Habana.

Asimismo, las Farc reafirmaron su deseo de firmar la paz con este Gobierno y descartaron la posibilidad de que fracasen las conversaciones. Sin embargo, reconocieron las dificultades por las que atraviesa el proceso.

Tenemos que cuidar este proceso como la niña de los ojos, que comparado con otros puede convertirse en el más corto de todos los ocurridos en el mundo. Deseamos firmar la paz con este Gobierno, pero es preciso retirar la enredadera jurídica atravesada en el camino y sobre todo esa veleidad de sometimiento que no permite ver que son dos partes las que están sentadas en la Mesa, y que este conflicto tiene una profunda base política. La paz de Colombia está reclamando a gritos, sentido común”, agregó Márquez.

Y agregó “a esto hay que ponerle perseverancia y mucho sosiego; despotricar de la contraparte, como se ha hecho en estos días es una forma de debilitar la esperanza y la credibilidad en el proceso. Hay que decirlo claramente: nadie puede ocultar que tenemos 3 acuerdos parciales, que avanzamos en la redacción de un nuevo acuerdo sobre víctimas, que la descontaminación del territorio de artefactos explosivos está en marcha, y que las discusiones en la subcomisión técnica, van por buen camino”.

Por último, agradecieron el llamamiento a las partes que hicieron los países garantes del proceso paz, Cuba y Noruega, y los países acompañantes del mismo, Venezuela y Chile, al desescalamiento urgente del conflicto armado.

Los garantes y acompañantes del proceso de paz consideran que "esos pasos son imprescindibles para garantizar las condiciones y el clima propicio que permitan lograr acuerdos sobre las cuestiones pendientes de la agenda de conversaciones, incluyendo la adopción de un acuerdo de cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y lo referido a los derechos de las víctimas". (Lea: Países garantes piden a Gobierno y Farc decretar cese al fuego bilateral)