Las Farc asumen responsabilidades ¿un paso positivo?

El grupo guerrillero reconoció este jueves por primera vez que sus acciones han afectado a la población civil y se declararon dispuestas a asumir su responsabilidad con las víctimas.

Harto se ha dicho que el proceso de paz entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Farc en La Habana entró en su etapa más definitiva, que implica abordar los temas de las víctimas y el fin del conflicto, incluyendo cese al fuego y dejación de armas. Y sobre el primer asunto, mucho se ha dicho también, desde el mismo comienzo de las conversaciones, que tarde que temprano la guerrilla tendría que aceptar y reconocer su responsabilidad en múltiples hechos que a lo largo de estos 50 años de conflicto han afectado a la población civil.

De hecho, ese es uno de los principales argumentos de quienes consideran que el proceso de paz es una claudicación ante la subversión, pues hasta el momento las Farc no habían dado muestras claras de querer asumir esa posición y, por el contrario, hasta han dicho que ellas han sido víctimas de un Estado excluyente y guerrerista. Pero lo que se puede tomar como una muestra de que las cosas sí están andando en La Habana se dio esta mañana: la guerrilla admitió, por primera vez, que sus acciones armadas han afectado a la población civil, y no sólo a las Fuerzas Militares, declarándose dispuesta a asumir su responsabilidad.

“Reconocemos explícitamente que nuestro accionar ha afectado a civiles en diferentes momentos y circunstancias a lo largo de la contienda”, manifestó ‘Pablo Atrato’, uno de los jefes guerrilleros que recientemente se integró a la mesa de negociaciones en Cuba. Y agregó: “Las Farc asumiremos responsabilidad en lo que nos concierna”.

En realidad, las Farc habían reconocido por primera vez el 20 de agosto de 2013 su cuota de responsabilidad por las miles de víctimas del conflicto colombiano, pero ésta es la primera vez que admiten explícitamente que han afectado a la población civil. En esa ocasión, el comandante ‘Pablo Catatumbo’ dijo: “Sin duda también ha habido crudeza y dolor provocados desde nuestras filas”.

En la declaración de hoy, ‘Pablo Atrato’ aceptó que “como fuerza político-militar beligerante en el conflicto social y armado desarrollado en Colombia desde hace más de 50 años, es evidente que hemos intervenido de manera activa y hemos impactado al adversario y de alguna manera afectado a la población que ha vivido inmersa en la guerra”.

Sin embargo, el líder guerrillero precisó que “la población no ha sido ni blanco principal ni blanco secundario de las acciones defensivas u ofensivas de nuestras estructuras armadas. Es decir, nunca ha existido en las Farc una política de determinación subjetiva para la victimización sistemática y deliberada contra la población (…) En los casos en que miembros de la insurgencia han causado daños intencionalmente a la población civil, siempre hemos actuado consecuentemente, adoptando medidas sancionadoras contra los responsables”.

¿Un paso positivo? Pues hasta el momento el uribismo, principal opositor a la manera como se desarrollan los diálogos, no ha hecho comentarios. En cambio, la hoy representante a la Cámara Clara Rojas, exrehén de las Farc durante seis años, escribió en su cuenta de Twitter: “Es un primer paso”, aunque también dijo que “este reconocimiento aún es incipiente, pues al menos han sido afectadas por secuestro más de 40.000 personas, de las cuales se estima que es responsabilidad de las Farc el 67%”.

Y para el senador Iván Cepeda, del Polo Democrático, queda claro que esa organización guerrillera tiene voluntad de llegar a un acuerdo: “El país estaba reclamando precisamente eso, tanto del Gobierno como de las Farc, un reconocimiento claro de su responsabilidad y también un compromiso con la reparación la verdad y la justicia como fundamentos de la paz que se quiere construir”, comentó.

Lo que sí hizo el uribismo hoy, en cabeza del expresidente Álvaro Uribe, fue plantear lo que considera son una serie de reflexiones sobre los acuerdos que se están pactando en La Habana, cuestionando que el Gobierno esté negociando la agenda nacional “con el narcoterrorismo, los autores de pescas milagrosas y carros bomba, que tanto daño han hecho a los colombianos”.

“Yo les pido que reflexionen sobre esto, cómo así que la agenda nacional se está negociando con un grupo terrorista que estaba bastante diezmado y que tiene personas como estas: Henry Castellanos, ‘Romaña’, condenado a 118 años de prisión por homicidio, secuestros, extorsión, entre otros delitos. Conocido como el creador de las ‘pescas milagrosas’. Este señor es hoy uno de los interlocutores del Gobierno, de un país democrático, para negociar la agenda nacional”, indicó Uribe.

Por cierto, el expresidente aprovechó también para decir que su movimiento, el Centro Democrático, sí quiere la paz, pero no claudicando ante la guerrilla. “Entonces, yo si les pido a los colombianos detenerse en esto, porque a nosotros se nos responde con mucho facilismo. ¡Ah! Es que el Centro Democrático no quiere la paz, es que Uribe es guerra, no señor. Nosotros hacemos unas reflexiones serias sobre estos acuerdos en los cuales el Gobierno va por el camino de entregar las libertades democráticas al grupo terrorista Farc”, puntualizó, sin referirse a la declaración de esta mañana de la guerrilla.

De todas maneras, resulta muy diciente que unos días después de que algunos jefes guerrilleros considerados de ‘línea dura’ hayan llegado a La Habana para sumarse a las conversaciones, las Farc salgan a hacer un reconocimiento que en el pasado era casi imposible de imaginar. Un compromiso que estaba por saldar, teniendo en cuenta que el 25 de julio del año pasado, el presidente Juan Manuel Santos había reconocido por primera vez la responsabilidad del Estado colombiano en “graves violaciones” de los derechos humanos durante el conflicto armado, al hablar ante la Corte Constitucional para defender el llamado Marco Legal para la Paz.

“El Estado colombiano ha sido responsable, en algunos casos por omisión, en otros por acción directa de algunos agentes del Estado, de graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario ocurridas a lo largo de estos 50 años de conflicto armado interno”, expresó en ese entonces el primer mandatario.

Alguien dirá que el hecho de que las Farc hayan salido a dar una declaración no significa nada teniendo en cuenta todo el daño que han hecho. Pero sea como sea, es una buena señal, aunque siga primando aquello de que ‘nada está acordado hasta que todo esté acordado’, y todavía quede mucho camino por recorrer. Ahora, si se supone que el objetivo final de un acuerdo es que la guerrilla tenga participación política, bien lo advirtió el jefe negociador del Gobierno en La Habana, Humberto de la Calle: “Para eso también es necesario que las Farc entiendan que tienen que merecerse esa participación en política. Que tienen que afrontar el problema de sus víctimas, que tienen que reconocer mecanismos de reparación profunda de lo que ha ocurrido en Colombia”.

525114

2014-10-31T05:54:37-05:00

article

2014-10-31T05:54:37-05:00

none

Redacción Política

Posconflicto

Las Farc asumen responsabilidades ¿un paso positivo?

53

7330

7383

Temas relacionados