Farc dicen que se vieron obligados a cobrar tributos al narcotráfico

Dicen que con esto buscaban proteger los derechos de los campesinos y contener el abuso de los narcotraficantes.

La guerrilla de las Farc se mostró este viernes contraria a que el diálogo de paz que sostiene con el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos se vincule a la campaña electoral del país sudamericano.

"No se puede ligar proceso de paz a procesos electorales", dijo en La Habana a periodistas el número dos de las Farc y jefe de su delegación de paz, alias 'Iván Márquez'.

Márquez hizo esa breve consideración al ser preguntando sobre la decisión de Santos de presentarse a la reelección y la posibilidad de que el actual proceso de paz centre su campaña con miras a los comicios del próximo año.

Los negociadores del Gobierno y de las Farc volvieron el jueves a la mesa de conversaciones instalada en La Habana, donde han comenzado a debatir el problema de las drogas y narcotráfico, tercer punto en la negociación aunque es el cuarto que figura en la agenda que rige el proceso.

La guerrilla abundó este viernes, con una declaración ante los medios leída por Márquez, en sus posiciones en torno a las drogas ilícitas, cuya inclusión en la agenda de diálogo "es un reconocimiento del fracaso de la política antidrogas y de la necesidad de encontrar una salida que contribuya a poner fin a la profunda injusticia a la que han sido sometidas las comunidades campesinas".

En esa declaración, las Farc explican que en muchos territorios cocaleros ha habido una presencia histórica de la guerrilla, que cobra un impuesto a los cultivadores de coca.

"Nos vimos obligados a establecer un régimen de tributación y de regulación a las transacciones realizadas por los campesinos, siempre pensando en sus derechos, protegiéndolos frente a abusos de intermediarios y narcotraficantes", argumenta la insurgencia.

Las Farc consideran que las drogas ilícitas y el narcotráfico son un problema generado por el sistema capitalista y por el imperialismo.

"El narcotráfico debe considerarse esencialmente como una empresa capitalista trasnacional de carácter criminal", señala la guerrilla en su declaración.

Consideran que la "llamada guerra contra las drogas" es además "producto de un diseño geopolítico imperialista" que adquirió mayor dimensión tras la caída del bloque soviético porque "la desaparición del enemigo comunista hizo necesaria la invención de un nuevo enemigo".

Las Farc aseguran que desean una Colombia "sin cocaína", aunque defienden los usos ancestrales, alimenticios y medicinales de la coca. (Farc dicen que el problema no es de coca, sino de cocaína)

Temas relacionados

 

últimas noticias

Opinión: Emancipación de la violencia

Escuche a las guardianas del Atrato